Consejos sobre Cómo Vestir en el Trabajo de Oficina

El dicho “como te ven te tratan” suena a algo muy elitista, pero es cierto que entre más cuidamos a nuestra persona y nuestra presentación se nos da mejor atención y se nos considera para más cosas en el ambiente laboral que si somos desaliñados.

Claro que es cierto que una persona con excelente aspecto y sin capacidades no llegará lejos, pero si tenemos buenas capacidades para desempeñarnos y aparte tenemos un set de buenos chalecos, sacos y zapatos de vestir que nos haga ver formales, matamos a dos pájaros de un tiro.

Consejos sobre Qué Ropa Vestir en la Oficina
Consejos sobre Qué Ropa Vestir en la Oficina

Nuestra Ropa “Habla” por Nosotros

El ejemplo más claro de que las apariencias nos pueden ayudar a triunfar o no es en las entrevistas de trabajo, aquí puedes ver algunos consejos a la hora de realizar tu entrevista; ahí las primeras impresiones importan tanto como el desempeño que tengamos durante la conversación profesional, por eso tenemos que escoger las prendas indicadas tanto para llevar puestas como para llevar en el brazo, por ejemplo, en temporadas de frío todos cargamos con nuestras chamarras, pero al llegar a un lugar cerrado lo más apropiado es quitársela y no es lo mismo traer una chamarra delgada y elegante en la mano que una que nos regalaron en campaña de un partido político.

Las apariencias también tienen que ver con la profesión que la persona desempeña; un oficinista no tendrá que vestir de la misma manera para ir a su jornada laboral que un diseñador que trabaja en una bodega rodeado de otros diseñadores que más allá de verse bien tienen que estar cómodos. Dicen que uno debe vestirse para el trabajo que quiere y no para el trabajo que tiene, por eso aquí dejamos algunas recomendaciones de cosas a evitar a la hora de vestirse para la oficina.

  • Jeans rotos. Prácticamente en ninguna oficina es bien visto acudir a trabajar con pantalones rotos, incluso en aquellas en que se puede asistir con pantalones de mezclilla y aunque vengan rotos de fábrica no es recomendable.
  • Ropa deportiva. En muy pocas ocasiones de la vida llevar ropa deportiva es algo que se ve realmente bien; llevar pants, sudaderas o tennis para correr a la oficina está totalmente fuera de lugar.
  • Gorras y sombreros. En algunos casos los hombres deciden utilizar sombreros o “fedoras” que tan de moda han estado, sin embargo es un buen detalle quitarse el sombrero una vez entrando a cualquier lugar cerrado.
  • Barba y cabello descuidados. Ya que también las barbas están de moda, hay que mantenerlas bien recortadas y cuidadas al igual que el cabello.
  • Prendas reveladoras, demasiado maquillaje o accesorios extravagantes. Estos son tres puntos que una mujer debe evitar en la oficina, nada mejor que un look natural y confiado sin tener que recurrir a los excesos para sentir que nos vemos bien.

No debemos dejar de preocuparnos por nuestro aspecto aunque ya tengamos tiempo en nuestro trabajo; no solamente por las apariencias, sino que está comprobado que vestirnos bien nos hace sentir mejor con nosotros mismos.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies