Las mil variantes del Café Perfecto | Curiosidad

Las mil variantes del Café Perfecto


¿5 estrellas?

¿Quién pide un café? Nadie. Es más, imaginemos que alguien llega a un bar y pide un café. ¿Qué le van a servir?

Es curioso como el café se ha convertido en un hábito complejo y de perfección muy dispar. Para lo que a uno le parece el café perfecto a otro le parecerá un vaso de leche con aroma a café, y en caso inverso verá el del otro como un café aguado.

tipos de cafes

Tipos de café y cantidades.

*Imagen: travelet.org

En el trabajo ya es habitual ver máquinas de café en las empresas por su reducido coste y por el uso y valoración que le dan los empleados a este servicio. Estas máquinas de café para empresas, incluso, no sirven el café de un modo estándar, ni disponemos de vasos o tazas únicas. Vuelve a haber variantes, cientos o miles de ellas, que harán que ese café se convierta en el complemento ideal de cada empleado.

“¿Es el café el producto más complicado de servir? Seguramente, sí”

¿Qué variantes incluye el café perfecto?

  • 1.      Vaso o taza

El primer paso antes de encender la máquina de café es saber cómo se va a servir. Hay quienes prefieren el café en vaso porque cabe más cantidad, otros en cambio prefieren la taza ya que no les gusta que el camarero o quien lo sirva pase los dedos por la zona donde luego beberá.

La taza es más elegante y permite sostenerlo del asa. El vaso, en cambio, es más manejable para muchos y pueden aprovechar para calentarse las manos rodeando su superficie si lo desean.

¿Por qué el café cortado a veces no se sirve en taza con asa? Un misterio, pero lo cierto es que cada vez son más las posibilidades funcionales y de diseño a la hora de servir el café.

  • 2.      Solo, con leche entera, desnatada, semi, sin lactosa o de soja

La intolerancia a la lactosa es un motivo evidente para el cambio de leche, y es una de las variantes que hasta hace pocos años muy pocos bares ofrecían a sus clientes. Todavía no es lo habitual que debiera, pero cada vez hay más bares o empresas que ponen a disposición leche de soja o sin lactosa.

En la oficina, acostumbra a haber una nevera pequeña donde guardar los tipos de leche preferidos de los empleados para cuando vayan a hacer uso de la máquina de café de la empresa.

Luego están los tipos de leche de vaca. Para aquellos que se cuiden la línea seguramente optarán por la desnatada, los que no les acabe de gustar el sabor de la entera tienen la semi, y los incondicionales de la leche piden leche entera.

Son tantas las variantes que algunos bares buscan un término medio y sólo ofrecen leche semidesnatada para ahorrarse mareos de la clientela.

  • 3.      Largo o corto de café, descafeinado, de máquina o de sobre

Finalmente nos encontramos con el dilema del café. En las oficinas, las máquinas de café para empresas disponen en muchos casos de estas variantes, ya sean máquinas de café de cápsulas o en formato vending.

En la calle, en cambio, hay que especificar más para seguir encontrando nuestro café perfecto.

  • 4.      Solo, con azúcar blanco o moreno, con sacarina o con otros edulcorantes

Otro auténtico mercado. Hay quienes aprecian el sabor amargo del café, otros que no se lo pueden tomar si no tiene un regusto dulzón. Hay además quienes lo toman con sacarina o aspartamo para reducir las calorías.

En la oficina también vemos este reflejo, pues no es extraño que las empresas ofrezcan este tipo de alternativas a sus empleados junto a la máquina de café.

  • 5.      Leche caliente, natural, fría o con hielo

La temperatura de la leche o del propio café es otra variante más en el proceso de realización de nuestro café perfecto. En parte viene definido por la estación del año, siendo muchos los que pasamos al café con hielo en verano mientras que el resto del año abandonamos esta refrescante variante por motivos obvios.

  • 6.      La leche con o sin espuma

Los detalles no escapan de nuestra elección del café perfecto, y la cantidad de espuma es la guinda del pastel. Hay quienes ven en la espuma una delicia al paladar, mientras que otros ven en ello una forma de escatimar en cantidad de leche con esta excusa decorativa para acabar llenando la mitad del vaso.

“Café con leche desnatada en vaso, con la leche caliente, poca espuma y sin azúcar”. Y si lo acompañan con una galletita mucho mejor. Ése es mi café perfecto. ¿Cuál es el tuyo?

Autor:

Roger Llorens, licenciado en Administración y Dirección de empresas por la Universidad Autònoma de Barcelona, completando sus estudios en la Linnaeus University de Suecia. Especializado en Marketing Online desde 2008, ha trabajado como diseñador de proyectos de posicionamiento web (SEO y Marketing de Contenidos), campañas en redes sociales para empresas y pymes (SMO – SMM) y estrategia online corporativa y comunicativa para varias empresas y startups


Suscribirme por Email al Blog

Déjanos tu COMENTARIO, ya sean dudas, recomendaciones o críticas: