Úrsula Corberó Cuenta la Difícil Historia de Su Madre

Esta semana hemos celebrado el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, una jornada de reivindicación social muy importante puesto que pone en evidencia que pese a todo lo que hemos avanzado en el camino de la igualdad, todavía queda mucho por hacer como muestra el ejemplo del techo de cristal. Es decir, esa barrera aparentemente invisible que bloquea la carrera profesional de tantas mujeres. Muchos testimonios famosos publicaron mensajes de apoyo en esta jornada. Una de las más sinceras ha sido Úrsula Corberó que pese a su fama, sabe muy bien lo que significa luchar por el trabajo. Así rindió homenaje a su madre compartiendo parte de su historia biográfica.

Úrsula Corberó Cuenta la Difícil Historia de Su Madre

El homenaje de Úrsula Corberó hacia su madre

Mi madre se quedó embarazada de mi hermana con 17 años. Cuando le empezó a asomar la barriguita pasó a ser la peste del barrio, se quedó sin amigas y aún siendo una estudiante brillante la echaron del colegio porque era un mal ejemplo para las demás niñas. Ella siempre me cuenta que aún así siempre estaba contenta, los sábados por la tarde se iba a la discoteca sola y se subía al podium a bailar sin parar con su bombo, a las dos horas se volvía para casa”.

Úrsula Corberó enumera la amplia lista de trabajo que ha hecho su madre a lo largo de su carrera: “Ha trabajado de corsetera, de floristera, de pescatera, ha limpiado casas, ha sido auxiliar de clínica dental, ha vendido colchones… Y cuando le dije con 6 años que quería ser actriz le suplicaba a su jefe que le diera la tarde libre y le decía que se lo descontara del sueldo para llevarme a los castings”.

La actriz recuerda anécdotas de aquel momento: “Vivíamos a 62km de Barcelona y mi madre no tenía coche ni carné, hacíamos autoestop en el pueblo para que nos llevaran al pueblo de al lado y allí cogíamos un tren que nos dejaba en Barcelona. Después metro. Las colas de los castings de publicidad eran infernales y durante un año no me cogieron para ningún anuncio, pero quien la sigue la consigue”.

Una de las protagonistas de la película Perdiendo el Norte o la serie La Embajada, también elogia a su hermana a quien admira: “Mi hermana tampoco se queda corta, ha trabajado sin parar toda su vida, pasando por momentos muy críticos con un hijo al que alimentar, desesperada por conseguir un empleo reunió dinero de donde pudo y se formó para ser tanatopractora, pero resulta que ahí las mujeres no estaban bien vistas y le ponían pegas para todo. Nunca le dieron trabajo aunque terminó sus prácticas con notas sobresalientes”. Esta es la conclusión de Úrsula Corberó: “Las mujeres no se merecen un día, se merecen una vida digna con igualdad. Soy quien soy y he llegado donde estoy gracias a la garra que he heredado de ellas”.

Sin duda, detrás del Día Internacional de la Mujer se esconden muchas historias de vida y de lucha por los derechos de la mujer.

Foto – Instagram


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.