Spyker Laviolette, un Coche a la altura de Sharon Stone

¿Qué coche podría estar a la altura de Sharon Stone? ¿Cuál de todos ellos posee una estética tan especial, un aura que lo distinga del resto? De hecho, la actriz de Meadville lo conduce en Instinto Básico II, ilustrando su espectacular figura humana con una máquina que, sin duda, no la desmerece. Esta joya automovilística, cuyo volante de cuero empuñaban las pequeñas manos de Sharon, no es otra que el Spyker Laviolette, concretamente un C8 Laviolette.

Spyker, compañía holandesa dedicada desde sus inicios, en el 2000, a la fabricación de exclusivos autos deportivos, pasa hoy por momentos no muy boyantes financieramente; aunque estos problemas no parten de Spyker, sino de la compañía sueca Saab, que fue comprada en 2010 por Spyker Cars y hoy supone un lastre para la empresa de súper deportivos. En realidad, los Spyker Laviolette son algo más que súper deportivos: son autos artesanales, muchos de cuyos componentes y equipamientos son ensamblados a mano, así como la confección de los espectaculares interiores de cuero, aluminio y cromados.

Tecnológicamente, baste decir que el C8 Laviolette obtiene muchos de sus componentes de la Fórmula 1, como los amortiguadores Koni y la suspensión Push Rod por completo ajustable.

En su salpicadero destacan sus espectaculares diseños de inspiración aeronáutica. Sofisticado y clásico a la vez, sabía y compleja combinación que no todos los diseñadores e ingenieros son capaces de sacar adelante con éxito.

El motor, producido por Audi, es un V8 con una más que respetable cilindrada: 4200 cc. 450 CV pueden impulsar al C8 Laviolette a los 345 km/h con unas aceleraciones tan estratosféricas que los ingenieros de Spyker han desarrollado, junto con la firma aeronáutica Motec, sistemas de seguridad para el control de la velocidad. A veces, levantar el pie del acelerador de un coche como el Spyker C8 Laviolette no es tan fácil como parece.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.