Ventajas e Inconvenientes del Alumbrado Navideño

La Navidad trae consigo, un año más, el tradicional alumbrado que muestra la llegada de un tiempo tan significativo para tantas personas. Sin embargo, la Navidad es principalmente comercial como muestra el hecho de que son las calles que tienen más tiendas, las más iluminadas.

Ventajas e Inconvenientes del Alumbrado Navideño en Las Calles

Tabla de Contenidos

Ventajas del alumbrado navideño

  • 1. Los comerciantes consideran que este incentivo estimula el consumo puesto que forma parte de un marketing emocional que invita a los compradores a elegir los regalos para los seres queridos.
  • 2. Además, estos adornos tan cuidados pueden incluso llegar a incentivar el turismo en ciudades como Madrid, puesto que son muchos los turistas que deciden respirar la magia de la capital en esta época del año. A las muchas opciones que ofrece Madrid, se suma la de la propia Navidad.
  • 3. Otra de las ventajas es la estética de belleza que adquiere la ciudad por la noche y se llena de una vida diferente a la del resto del año. Es decir, estas luces también producen una ambientación concreta.
  • 4. Algo tan sencillo como salir a dar un paseo, un plan cotidiano, se torna diferente gracias a calles que proyectan alegría, emoción y fuerza.
  • 5. El mes de diciembre se define por las noches largas y los días muy cortos. Por esta razón, el estímulo de los adornos de la Navidad también eleva el estado de ánimo al incentivar la vida social en la calle.

Inconvenientes del alumbrado navideño

  • 1. Es cierto que incentiva el comercio, sin embargo, solo tienen alumbrado aquellas calles que están situadas muy en el centro de ciudades y pueblos. Por tanto, todos aquellos negocios que están fuera de esa zona tienen cierta desventaja desde el punto de vista del marketing.
  • 2. El alumbrado navideño también incrementa el gasto energético y potencia la contaminación lumínica. Por tanto, va en contra de la filosofía ambiental y ecológica tan necesaria en nuestro tiempo.
  • 3. El gasto de adornar las ciudades y los pueblos en Navidad es un bien que podría ser invertido en otro tipo de necesidades, seguramente, más necesarias.
  • 4. La Navidad no gusta a todo el mundo, sin embargo, para quien siente cierta tristeza en este tiempo, es difícil marcar una distancia afectiva puesto que la decoración del ambiente le recuerda aquello que tal vez, quiere olvidar. Del mismo modo, la decoración navideña hace que la hipocresía social sea todavía mayor en cierto modo puesto que en el mismo lugar en el que tantas personas pasean con un consumismo excesivo, otras personas viven otra realidad bien distinta mendigando en la calle. En definitiva, más allá del brillo de este tiempo, las carencias, por contraste, son todavía más visibles en esta época del año.

Las ciudades y los pueblos ya tienen un año más sus luces de Navidad. Y ya que están, intenta disfrutar de esta estética que también evoluciona con la tecnología puesto que las luces LED potencian el ahorro energético. Y la verdad es que esta ambientación hace que aflore el espíritu infantil que todo ser humano lleva en su interior. ¿Cuál es tu opinión al respecto?


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.