Ver y creer

Es mucho lo que se puede decir en cuanto a los sentidos, de forma que tengamos que analizar lo que vemos para creer.

Dentro de estas naturales y archiconocidas expresiones sensoriales, nos encontramos con las ilusiones ópticas, transformadas casi en íconos populares tras los experimentos de la psicología de la Gestalt y de las famosas imágenes que nos entregan informaciones capciosas (el jarrón-rostros, la joven-anciana, etc.)

Por supuesto, y como suele suceder casi siempre, hay teorías que están detrás de los fenómenos y que nos ayudan a explicar el porqué de las cosas. Así, en el plano de las ilusiones ópticas, aparecen leyes que definen estas “rarezas perceptivas” y que ilustran la forma en que se producen. Leyes como la del cierre, del contraste, la Ley general de figura y fondo, de proximidad y similitud, son explicaciones teóricas a estas fantasías sensoriales. Cada una de estas leyes da cuenta de un carácter distinto de nuestra estructura cerebral y cognitiva y nos acerca a nuestro mundo emocional y así, tal vez, nos entregue alguna pauta acerca de cómo somos realmente.

Sin dudas, se trata de un campo riquísimo en conocimiento y que, de todas maneras, resulta muy interesante para todo quien desee aprender un poco más de sí mismo. Pues, en conclusión, no siempre “hay que ver para creer”.

 


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.