Tips caseros para cuidar la salud

Tips caseros para cuidar la salud“Al final… Mi abuela tenía razón”, se escucha cada vez que un remedio poco convencional surte efecto. Pero, contrario a lo que muchas personas creen, los remedios y cuidados caseros suelen tener una base científica que hace que sean tan populares y que se sigan transmitiendo a través de generaciones. Conozcamos, pues, algunos de ellos.

Los beneficios prodigiosos del agua: Se dice que un vaso de agua antes de cada comida ayuda a reducir el hambre, favorece la digestión y evita que comamos en exceso. La realidad, es que estamos compuestos por casi un 70% de agua, y todas las reacciones de nuestro cuerpo se producen en un medio acuoso. En este sentido, estar bien hidratados es clave para cuidar la salud, y no hay otra forma mejor que tomando agua (mínimo 2 litros al día).

El té tiene propiedades antioxidantes, es un digestivo natural y en casos de afecciones en los ojos (como inflamación o conjuntivitis), puede ayudar a deshincharlos y reducir la picazón. Lo ideal para después de comer es beber una infusión compuesta por hierbas digestivas (que se consigue en dietéticas o supermercados), y para las afecciones oculares realizar baños con algodón dos o tres veces por día (luego de higienizarse bien las manos).

En el caso de los dolores de garganta, una buena opción es el té de cáscara de ananá. El jengibre, la miel y el propóleo también son ideales para realizar gárgaras o infusiones que aliviarán la irritación y las molestias. Al ser naturales y no tener ninguna droga activa, puedes beber todas las que quieras varias veces en el día. No lo dudes; la próxima vez que tengas alguna dolencia, hazle caso a tu abuela.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.