Datos curiosos de la ciencia poco conocidos

Somos entusiastas de las curiosidades, de los datos extravagantes y de las últimas evoluciones de la ciencia. Por eso, hoy hemos decidido recopilar algunos datos curiosos del mundo de la ciencia que quizás no sabías. Figuras históricas cuyo cerebro fue robado, la expansión del agua y el color de la lengua de una jirafa. ¿Nunca te habías preguntado estas cosas? Nosotros tampoco, pero cuando aparecen estas respuestas, qué mejor que compartirlo con el resto de nuestros lectores y la comunidad en su conjunto.

Los ojos de los pingüinos

El sistema ocular de los pingüinos funciona mejor bajo el agua que en tierra firme. Esto se debe a la configuración de su anatomía, y el objetivo es que puedan detectar mejor a sus presas para conseguir alimento en aguas oscuras o turbias. Los ojos del pingüino son realmente sorprendentes, sus córneas aplanadas refractan menos la luz y sus músculos oculares son muy fuertes para poder utilizar mejor esta capacidad en su día a día.

El primer procesador de textos en japonés para ordenador

Hoy en día hablar de Word de Microsoft y Writer de OpenOffice es muy simple, incluso Google incluye su propio procesador de textos dentro de la plataforma de Google Docs. Pero si nos remontamos al pasado, la historia nos muestra que el primer procesador de texto en japonés estuvo en desarrollo entre los años 1971 y 1978. Se llamaba JW-10 y fue desarrollado por el equipo de Toshiba.

La lengua azul de las jirafas

Un animal extremadamente curioso como la jirafa no podía menos que sorprendernos con aspectos de su cuerpo. Obviamente su alargado cuello, pero además, tiene una lengua de aproximadamente 20 pulgadas y de color azul oscuro. Esto se debe a la melanina presente en su organismo, y forma parte de la selección natural que le ha permitido a la especie sobrevivir a lo largo del tiempo.

El cerebro de Einstein

La figura de Albert Einstein es indiscutida entre los grandes científicos de la historia de la humanidad, pero eso no ha podido evitar que su cuerpo sea profanado. Tras su muerte en 1955, el doctor Thomas Harvey del hospital de Princeton realizó una autopsia y retiró el cerebro de Albert de su lugar. En vez de colocarlo de nuevo, se lo guardó para estudiarlo. Harvey no tenía permiso para hacerlo, pero algunos días más tarde, convenció al hijo de Einstein para que el cerebro de su padre ayude a la ciencia a seguir evolucionando.

El aumento del agua al congelarse

Un cubo de hielo ocupa cerca de un 9% más de volumen que el agua que se necesita para fabricarlo. El agua es una de las pocas sustancias que se expande al congelarse, porque tiene una estructura hexagonal, y eso implica menos moléculas en el mismo volumen.

Una tierra azotada por terremotos

Anualmente, la Tierra es golpeada por aproximadamente 1 millón de terremotos. Nuestro planeta es un sitio activo, en constante movimiento e interacción. Por eso, las placas realizan desplazamiento que generan terremotos de variadas intensidades anualmente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here