Crítica de cine: Amor, un Retrato duro de la Vejez

Crítica de cine: Amor, un retrato duro de la vejezAmor es una película muy dura, que describe una realidad social muy latente en nuestros días: las personas de la tercera edad, sufren en muchos casos, una profunda soledad en una sociedad en la que se valora por encima de todo la juventud y la comodidad.

Amor muestra la historia de un matrimonio que está en la última etapa de su vida, una historia de amor hasta los últimos días, marcada por el sacrificio que supone para un marido anciano, cuidar de su esposa dependiente.

Una historia de amor

Trintignant y Riva, dos personas de ochenta años, antiguos profesores de música, inician una etapa de soledad y de decadencia. En un retrato realista de lo que supone, no tanto la pérdida de memoria, sino más bien, la tristeza de que dos personas mayores se sientan olvidadas por parte del mundo, no reciban el apoyo necesario por parte de la hija o sientan que tienen que hacer frente a un reto importante cuando en realidad, ellos necesitan ser cuidados.

Muestra la historia de un marido fiel que quiere cumplir la voluntad de su mujer a quien un día, prometió que nunca le llevaría a una residencia. Sin embargo, el final trágico de la película (te invitamos a ir a verla para descubrirlo), deja un mal sabor de boca, una tristeza amarga que no puede más que despertar conciencias en una sociedad individualista en donde muchos mayores se sienten un estorbo más que personas.

Ese final trágico queda anunciado desde el inivio de Amor, porque la película comienza con un flash forward: los bomberos entran en el apartamento de los ancianos y allí encuentran a la anciana muerta en la cama.

Es una película fantástica de Michael Haneke. Una película que es mejor que eviten aquellos espectadores que no se encuentran en un buen momento de su vida y que tienen un estado de ánimo bajo.

Tráiler de Amor

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.