La Ladrona de Libros, una Obra de Arte

Existen películas en el cine que son verdaderamente obras de arte para los sentidos por lo bien hechas que están y también, porque consiguen trasportar al espectador hacia un periodo histórico distinto.

Esto es lo que sucede con La Ladrona de Libros, que se observa con un silencio absoluto en la sala de cine ya que la historia produce respeto y también despierta interés a nivel histórico y a nivel humano por su parte de autoayuda. El ser humano se crece ante la adversidad.

Ambientada en la Segunda Guerra Mundial

La Ladrona de Libros está ambientada en la Segunda Guerra Mundial narrada a través de la mirada de Liessel, una niña que ama los libros a pesar de que ha pasado muchos años de su vida sin saber leer, ni escribir. Un libro se convierte en la metáfora perfecta de la película para explicar la felicidad y el amor que se esconde detrás de esas historias escritas cuando se comparten.

Por su temática, La Ladrona de Libros podría tener cierto paralelismo con El niño del pijama de rayas, sin embargo, esta última película describe los horrores de la Segunda Guerra Mundial mientras que La Ladrona de Libros refleja esa realidad de una forma secundaria dando protagonismo a las relaciones personales fuertes y sólidas que se crean entre Liessel, su familia de acogida y un joven judío al que ocultan en el sótano y se convierte en el gran amigo de la niña.

Liessel se hace muy pronto amiga de Rudy, un niño que se enamora de ella y que le demuestra su amor incondicional en gestos infantiles que apuntan un amor maduro. Max, es el joven judío con el que Liessel comparte horas de lectura en el sótano de su casa. Rosa es la madre de acogida de Liessel, una mujer de gran corazón que muestra una gran dureza como consecuencia de las dificultades que le han tocado vivir. Hans es el padre de acogida de Liessel con quien la niña establece muy pronto un vínculo cercano en un ejemplo de educación positiva y de cariño.

Los libros se convierten en esta película en una joya de un valor incalculable. Un buen elogio a la cultura en una sociedad en la que cada vez se lee menos. Esta película es una lección para superar los miedos

Tráiler de La Ladrona de Libros

El final de la película es desgarrador pero también positivo. Tendrás que ir al cine para descubrirlo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.