Clasificación de los Montacargas

montacargas
Tipos de montacargas para transportar y almacenar materiales.

Los montacargas son indispensables para trabajos como el almacenamiento y la construcción. Sin ellos, el trabajo de desplazar materiales y mercancías haría que estas actividades fuesen mucho más complicadas y pesadas para los trabajadores. Su uso requiere de capacitación previa y condiciones de seguridad tanto para los operadores como para quienes trabajan cerca suyo.

Tipos de Montacargas

Existen varios tipos de montacargas, dependiendo del tipo de motor y la clase de trabajo para el que están destinados.

  • Montacargas Clase I. Este es el tipo más conocido, aquél en que el operador ocupa la cabina central mientras lo opera. Son los clásicos montacargas Caterpillar. Cuentan con un motor eléctrico y los elevadores se encuentran en la parte delantera de la máquina, mientras los contrapesos que mantienen el equilibrio mientras los elevadores soportan el pero se encuentran en la parte posterior. La mayoría tienen llantas neumáticas y pueden tener tres o cuatro ruedas.
  • Montacargas Clase II. Éstos también son eléctricos pero están diseñados para maniobrar en pasillos o espacios estrechos. En algunos de ellos, por ejemplo, elevadores están colocados en los laterales de la máquina, al igual que los contrapesos.
  • Montacargas Clase III. Son los llamados “gatos de plataforma”. Se trata de carretillas de mano, comúnmente operadas por medio de un asa que se encuentra en su parte trasera. Pueden o no contar con asiento para el operador. En esta clase, encontramos modelos de montacargas Clark muy populares.
  • Montacargas Clase IV. Similares a los Clase I, cuentan con una cabina para el operador y suelen tener contrapesos. Se distinguen de ellos por tener un motor de combustión interna, como los automóviles. Además, los neumáticos son sólidos, no inflados, lo que les permite tener una mayor seguridad sobre el terreno.
  • Montacargas Clase V. Como los Clase IV, su motor es de combustión interna pero las llantas son neumáticas. También cuentan con cabina para el operador y con contrapesos.
  • Montacargas Clase VI. No se trata realmente de montacargas sino de tractores, es decir que pueden ser empleados también para remover materiales u otros trabajos más pesados y diversos. Su motor puede ser eléctrico o de combustión interna.
  • Montacargas Clase VII. Al igual que los anteriores, se trata de tractores. Se distinguen por estar diseñados para conducirse por terreno difícil o irregular. Se les utiliza de manera preferente en la construcción, sobre todo en zonas de difícil acceso y maniobrabilidad limitada.

Estos vehículos son importantes en cualquier almacen, por ello debemos aprender a cuidar un montacargas y llevar un mantenimiento adecuado para que no se deterioren.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.