Cómo ahorrar cuando conduces

No sólo es una cuestión de dinero, una conducción eficiente te hará más responsable con el medio ambiente.

En la mente de todos está la imagen de la famosa “boina” de la Capital de España. Hay múltiples factores que llevan a ese molesto y antiestético humo, no sólo los coches en Madrid que inundan cada carretera sino también las industrias y el consumo de energía tanto de empresas como de particulares.

El uso sostenible de lo que tenemos a nuestro alrededor es tarea ineludible y una manera de aprender es empezar a llevar a la práctica esos pequeños trucos que sirven para ahorrar combustible y  ser lo más ecológicos posible. En tu mano está hacer del aire algo más respirable, sobretodo cuando se está hablando del uso que le das a tu coche.

Bajo la premisa fundamental de que conducir con marchas largas y a bajas revoluciones se ahorra hay otros pequeños hábitos que se deben adquirir para entrar de lleno en lo que se conoce como eco-conducción.

  • La primera marcha en sólo un trámite entre el momento en que el coche está parado y cuando empieza a coger fuera. Úsala lo menos posible y gastarás menos.
  • Las revoluciones adecuadas para el cambio de marcha se encuentran en las 2500 si hablamos de un coche de gasolina y las 2000 si hablamos de uno de diesel.
  • A la hora de reducir espera lo máximo posible y siempre utiliza el freno.
  • No se pisa el acelerador al encender el vehículo, se revoluciona y gasta innecesariamente.
  • Circular a más de 20 kilómetros por hora con una marcha engranada permite no tener que pisar el acelerador en un tiempo por lo que no se gasta.
  • En contra de la creencia popular dejar el coche en punto muerto tiene un gasto de combustible de medio litro de carburante por hora así que no es conveniente dejar el motor al ralentí.
  • Llevar el coche a revisiones periódicas y controlar, entre otras cosas, el aire de los neumáticos, hará que tu conducción sea además de más segura menos costosa.
  • No hay que abusar ni de aire acondicionado ni de calefacción pues el consumo aumenta considerablemente. Es mejor bajar las ventanillas o ponerse jerseys más gordos siempre que sea posible.
  • Los elementos exteriores del coche (como la baca) si no se están usando es mejor quitarlos pues empeoran la aerodinámica del vehículo causando con ello más gasto.

Con estas cosas no sólo se ahorra un 15 por ciento en nuestro bolsillo y se ayuda a  evitar el envejecimiento prematuro del vehículo, sino que además se emite un 15 por ciento menos de CO2 a la atmósfera, algo que tus pulmones y la naturaleza agradecerán sin duda.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.