Pasión por la velocidad

 El gusto por las carreras es una constante en la humanidad que se remonta prácticamente a la invención de la rueda. En la antigua Roma, e incluso más atrás en el tiempo, ya se celebraban carrera de carros tirados por caballos, y existen algunas pruebas que apuntan a la posibilidad de que existieran equipos que competían bajo el mecenazgo de algún benefactor. Hasta había conductores que eran verdaderas estrellas mediáticas de la época.

Si bien no ha hecho falta que los bólidos tengan ruedas (véanse por ejemplo las carreras de animales o las de trineos), con la llegada de los motores y sobre todo desde mediados del pasado siglo XX la afición a la velocidad y a los coches competición ha vivido sus años dorados, principalmente de la mano de los coches de Fórmula 1.

Aunque no son los únicos que generan una gran pasión, estos ingenios mecánicos son el ejemplo más parecido a la perfección en el diseño de vehículos pensados para la velocidad, llegando incluso a estar limitados en algunas de sus prestaciones con el fin de garantizar la emoción y el espectáculo.

Los grandes fabricantes tienen en los coches de competición un fantástico laboratorio de pruebas en el que experimentar con piezas y nuevos elementos de seguridad activa o pasiva. Gracias a estas pruebas sistemas como el airbag, los cinturones de seguridad, el ABS o la dirección asistida han podido ser desarrollados y perfeccionados al instalarlos en los bólidos de las escuderías con las que colaboran o de las que ellos mismos forman parte.

Han pasado muchos siglos desde que los primeros competidores en carreras ganaron sus coronas de campeones. Apenas se sabe siquiera sus nombres, pero seguro que los aficionados los aclamaban, disfrutaban sus victorias y padecían sus derrotas igual que quienes hoy acuden a los circuitos para disfrutar de un día más de la emoción de las carreras.

1 comentario en Pasión por la velocidad

  1. La velocidad en un auto es una de las cosas que más se buscan por los jóvenes cuando piensan en adquirir uno o cuando los ven en las revistas, la historia del automovilismo también se remonta no sólo a la estética y diseño y funcionabilidad sino a la velocidad, la pasión por el deporte extremo!!

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.