Aquello llamado botellón…

Botellón, es el término acuñado para definir una actuación que consiste en la reunión de varios grupos de personas (jóvenes principalmente), en lugares públicos en el centro de las ciudades o en polígonos industriales, para consumir bebidas alcohólicas, generalmente en las noches de los fines de semana.

Ante esta práctica, los vecinos de los lugares de reunión mostraban su malestar por los ruidos generados, deterioro del mobiliario urbano, actitudes incívicas, como puede ser la micción en portales de viviendas, árboles y plazas, suciedad originada por vidrios, vasos, papeles, además de todo ello, los problemas y peligros derivados del consumo desmedido de alcohol por personas de corta edad.

Son muchas las ocasiones en las que los medios de comunicación han mostrado noticias de incidentes producidos en zonas de botellón, tales como peleas, robos y accidentes.

Bien es cierto, que no se puede encasillar a la juventud en pleno, pero en una gran parte, debido a la temprana edad e inmadurez de los usuarios, se comenten hechos que pueden ocasionar graves incidentes para la salud. Una ingesta desproporcionada de alcohol, puede llevar al individuo /a a cometer actos que en condiciones de normalidad serían impensables, el riesgo de acabar la noche con un coma etílico y los peligros que se corren cuando se conduce un vehículo en estado ebrio.

Por todo ello, se introdujo la tan comentada “Ley Anti botellón”,  donde además se castigará a aquellos establecimientos que vendan bebidas alcohólicas, pasadas las 22:00 horas. La medida fue denostada por multitud de colectivos y asociaciones juveniles, pero pasados ya unos años de aquello, parece que la normalidad se ha vuelto la tónica dominante en aquellos lugares donde el domingo, amanecía como si una batalla campal se hubiese librado allí.

“La libertad de uno acaba cuando se coarta la de otro”

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.