El alcance de la cámara. Los orbs

Para cualquier fotógrafo que se precie de su profesión o afición, la cámara es una extensión de su visibilidad. Evidencia aquello que capta la vista a través de la imagen, manifestando su percepción del mundo o de un recorte de realidad que elije reflejar o encuentra ante sí casualmente. A partir del advenimiento de la era digital una sucesión de imágenes circulares, como puntos de luz esféricos aparecen en las fotografías y han tomado el nombre genérico de “orbs”.

A falta de una explicación contundente y sumada a la lógica de la experiencia, se atribuye la aparición de estas esferas a polvo en el lente, luces pequeñas que se reflejan o pequeñas partículas de agua no perceptibles al momento de fotografiar que la lente capta y se manifiestan. En cambio desde el punto de vista metafísico, nada ocurre por casualidad, y la era digital de la fotografía, llega de la mano de una era de manifestaciones de seres de luz, ángeles y manifestaciones de energías de diferentes niveles y dimensiones.

La cámara y su alcance

Más allá de los diferentes puntos de vista sobre los orbs, ya sean considerados un desperfecto o un ser angelical, el alcance de la cámara es superior a lo que el ojo humano puede percibir y frente a esto presenta el desafío de investigar y percibir, desde la fotografía cotidiana, las particularidades de las fotos que se toman digitalmente. Esta temática quedaba con anterioridad limitada a los conceptos ópticos o laboratoristas que usaban lentes de amplio alcance.

Los orbs u orbes, por su forma esférica, aparecen en las fotos digitales o de cámaras de 35 mm frente a lo que se crearon cámaras libres de orbs, o sea que detectan la intromisión de arena, polvo o agua y evitan que sea fotografiado, actualmente ante este desarrollo tecnológico los orbs siguen apareciendo en las diferentes fotografías.

 


Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.