Lección 5: Estabilizando las tomas de larga duración

Empecemos por lo primero. La estabilización fotográfica es una técnica que disminuye los movimientos involuntarios que se hacen cuando se dispara mientras se sujeta la cámara con la mano y así ayuda a obtener fotografías más nítidas, lo cual es importante si la velocidad de obturación es lenta o tienes un objetivo con gran distancia focal.

Tipos de estabilización fotográfica

Estabilización en el objetivo

Aquí encontramos a empresas fotográficas como Nikon, que ha decidido introducir la estabilización en el objetivo por medio de elementos ópticos flotantes en el objetivo que, cuando mueves la cámara, responden de manera opuesta al movimiento y evitan que las vibraciones lleguen al sensor.

Estabilización en el cuerpo

Otra corriente respecto a estabilización fotográfica es la tecnología de estabilización en el propio cuerpo de la cámara. ¿De qué se trata? Bueno lo básico está en que el elemento que responde al movimiento de la cámara es el sensor de imagen, por lo que esta opción se conoce como estabilización de imagen sensor-shift.

Las empresas que usan este tipo de estabilización fotográfica son Olympus, Fujifilm y Pentax, entre otras. Un punto desfavorable en este tipo de estabilización fotográfica es que es menos efectiva que la anterior aunque también tiene sus ventajas y una de ellas es que todos los objetivos usados con estas cámaras estarán estabilizados, al contrario de lo que sucede con algunas de las cámaras que estabilizan objetivos.

Puedes usar ópticas antiguas y beneficiarte de la estabilización de imagen sin ningún problema; además, como los objetivos para cámaras estabilizadas no tienen que llevar el sistema de estabilización, el precio suele ser más barato. ¡Algo muy útil para ahorrar!

¿Cómo tomas la cámara?

Sin importar cuál estabilizador tenga tu cámara (en el objetivo o en el cuerpo), la forma en que tomas la cámara es algo básico, ya que te permitirá dar más o menos tiempo de exposición con ciertas garantías.

El secreto para tomar buenas fotografías de larga duración es mantener la cámara lo más fija posible, así que sostén la cámara con ambas manos, tensa los músculos, aguanta la respiración, mantén separados los pies para evitar el balanceo y busca apoyos adicionales (puedes recargarte en la pared si prefieres).

Y no te olvides de replegar los brazos porque cuanto más extendidos los tengas habrá mayor movimiento, además de sostener la cámara con la mano izquierda mientras controlas con la derecha (si eres zurdo puedes hacerlo al revés). Si usas trípode o tripie fotográfico podrás ahorrarte estos pasos. ¿Listo para fotografiar?

 


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.