Lección 9: Química básica y preparación

En este punto es primordial que leas bien las instrucciones de uso de cada químico a usar en el proceso de revelado de fotografía analógica; de esta manera podrás evitar errores al revelar e incluso accidentes.

Dónde guardarlos

Leer las instrucciones en el empaque de cada producto también te servirá en este punto. Los químicos utilizados en fotografía no se almacenan en lugares refrigerados, sino en aquellos que estén a temperatura ambiente preferiblemente.

Lugares para revelado fotográfico

Los espacios libres, ventilados y completamente oscuros son excelentes para trabajar en el revelado de fotografías tomadas con cámara analógica. Se usan espacios “sin una gota de luz”, por decirlo así, para que las fotografías no se arruinen.

Ropa a usar para el revelado

Está bien si usas una bata para laboratorio, ya que te ayudará a protegerte en caso de derrames de sustancias químicas que puedan dañarte o dañar tu ropa. Una bata de manga larga podrá ayudarte a mantener tus brazos protegidos.

Instalación del laboratorio

Para esta tarea tendrás que elegir una habitación vacía, oscurecida permanentemente y con anaqueles y mesas de trabajo que puedas usar en el revelado fotográfico. Si no puedes conseguir estos muebles habrá que considerar en usar un kit de revelado que sea fácil de guardar.

El cuarto elegido como laboratorio debe ser fácil de oscurecer perfectamente porque un pequeño rayo de luz podría estropear tus fotografías y además debe tener electricidad para que puedas manejar la ampliadora, la esmaltadora y otros elementos.

La ventilación es imprescindible en un laboratorio de fotografía, especialmente si se quiere utilizar durante varias horas, ya que al bloquear la luz podrías impedir el paso del aire. También es recomendable que tengas agua para lavar las películas y papeles o preparar los químicos. Si no tienes agua dentro del laboratorio habrá que lavar afuera.

Otra cosa que no debes olvidar es que los laboratorios de fotografía deben estar divididos en dos partes: la seca y la húmeda. La primera es para todas las actividades que no necesiten de agua ni productos químicos, por ejemplo la elección de negativos o la ampliación; debe contar con una mesa firme para que la ampliadora no tenga movimientos y con:

  • Marginador.
  • Reloj de ampliadora.
  • Plantillas para tapados.
  • Archivador de negativos.
  • Papeles de positivar.
  • Tijeras.
  • Cuchilla.

Además de esto sería bueno que tengas una lupa de enfoque, por si quieres examinar la imagen proyectada por la ampliadora, y si quieres, una secadora de papel, pero debe estar fuera de la zona seca.

En la parte húmeda prepararás las soluciones y harás el proceso de revelado en sus tres fases: revelado de la imagen latente, interrupción del revelado y fijado de la imagen; coloca luces de emergencia encima de la cubeta de revelado y en la mesa. Procura que las cubetas necesarias para el revelado sean colocadas de tal forma que la última quede junto al lavadero.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.