Utilización del blanco y negro

El uso del blanco y negro en fotografía hoy en día es un uso puramente estético. ¿Por qué buscar volver a ella si hace años que se superó el problema del color? ¿Por qué hay infinidad de obras en blanco y negro? ¿Qué es lo que se busca mostrar?

A partir de estos elementos, el uso cotidiano de fotografías fue adquiriendo mayor uso del color. Fotografías que  si bien son a color, son solo la mezcla entre tres tonalidades que permiten darle un color similar al que vemos en la vida real.

Blanco y negro

En muchos casos el blanco y negro nos otorga una impresión de lejanía en el tiempo y de vinculación con ella, aunque la foto se actual. Ya que por lo general estamos acostumbrados a los colores que vemos en las fotos y determinamos como reales. Cualquier modificación en el matiz de una foto, cualquier cambio de pigmentación, o su transformación en colores blanco o negro nos otorgan una extrañeza con respecto a la realidad.

El blanco y negro estéticamente nos dan una impresión, de hecho cambian la gama de valores y  cambian nuestra mirada. Si se utilizan colores sepia o blanco y negro, automáticamente somos remitidos a otra época, otro momento distinto del que vivimos, como una época más de gloria, donde no se vivía como ahora, y donde seguramente los colores de la vida real eran los mismos que ahora. Esta utilización nos otorga un excelente recurso narrativo.

De todas formas, el blanco y negro también nos ayuda a hacer un énfasis, enfatizar un esquema, un elemento, y nos permite obtener mayor definición de sombras, así como también oscurecer si es necesario.

Este uso narrativo también puede ser aplicado para otros colores determinantes, que nos otorgan fuerza su entendimiento y psicología. Variando matices, por ejemplo utilizando todo en un color rojo, obtenemos a un personaje viviendo una situación intensa, fuerte, de amor, o en un determinado ambiente, por ejemplo una discoteca.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.