Imágenes y Sensaciones, Fotos Llenas de Luz

La fotografía es un arte que es equiparable al arte más importante de todos: la aventura de vivir.

Existen momentos inolvidables de máxima felicidad que cualquier persona desería mantener fijos en sus retinas de forma permanente porque aunque la vida nos impulsa a mirar hacia adelante, existen recuerdos que son imborrables.

El poder atemporal de una foto

En ese caso, una buena fotografía tiene el poder de inmortalizar momentos inolvidables a través de la magia de una instantánea que capta la perfección de la rutina cotidiana. Una foto capta la realidad tal y como es en sí misma, a diferencia de la mente que en ocasiones, distorsiona las cosas como fueron a partir de interpretaciones subjetivas.

El arte de la vida se vive mejor al compás de Imágenes y Sensaciones (como indica esta web de fotógrafos profesionales cuyo lema me ha encantado) Fotografías que retratan momentos inolvidables en imágenes llenas de luz, color, belleza y sensibilidad.

Una foto también es un medio de comunicación y de expresión de un sentimiento, un pensamiento e incluso, del silencio. Cada momento y cada persona es especial, única e irrepetible, por tanto, nunca existen dos fotografías iguales al igual que no existen dos momentos vitales que sean exactamente semejantes.

El arte creativo de la vida

Existen muchos momentos inolvidables en la biografía personal de un ser humano. Por ejemplo,

  • fotografías en la etapa de bebé,
  • fotos de Primera Comunión,
  • celebraciones familiares en las que compartir momentos únicos con los seres queridos,
  • celebraciones de cumpleaños,
  • retratos que reflejan la esencia personal,
  • fotografías que muestran el amor verdadero a través de las fotos de boda.

Una fotografía es un fantástico regalo que puedes hacerte a ti mismo como un recuerdo atemporal de tu propia historia vital. El valor de una fotografía aumenta con el paso del tiempo al compás de la nostalgia y de la melancolía que empuja a mirar hacia atrás a aquel que gracias a un foto tiene la sensación de poder viajar en el tiempo y revivir momentos tan dulces de la memoria personal y también, de la memoria de otros seres queridos que no terminan irse del todo nunca, incluso más allá de su ausencia.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.