Cierra la Fábrica de Muñecas Marín

Cierra la Fábrica de Muñecas Marín

La evolución y el avance tecnológico siempre es positivo porque toda mejora aporta comodidades a la vida del ser humano. Sin embargo, la técnica también cierra puertas a algunos productos míticos que ahora despertarán la nostalgia de muchos. Por ejemplo, las muñecas flamencas de la Fábrica de Muñecas Marín. Una pieza decorativa que ocupaba un espacio especial encima de las televisiones. Sin embargo, con la llegada de los televisores de plasma, estas muñecas flamencas han pasado a la historia ya que no se sujetaban bien sobre este tipo de tele.

Esta empresa se fundó en el año 1928 en la localidad de Chiclana. Pese a ser una empresa importante, en los últimos años se han reducido tanto las ventas que ya solo quedaban cuatro trabajadores en la plantilla. La empresa cierra como consecuencia de la crisis económica, y también, como consecuencia de que con los tiempos, las costumbres también cambian.

Museo Marín en Chiclana de la Frontera

 

Lo que en cambio permanece en Chiclana de la Frontera es el Museo Marín en el que se exponen piezas únicas de esta firma. En un contexto  de crisis y desempleo siempre es una triste noticia saber que una empresa cierra sus puertas. Y todavía más, tras 86 años de trabajo. Las muñecas Marín no solo han contado con gran prestigio a nivel nacional, sino también, a nivel internacional. La empresa ha vivido una gran competencia, especialmente, por parte de los establecimientos chinos que ofertan sus productos por un precio muy económico pese a que la calidad no sea la misma.

El valor cultural de estas muñecas es tal que han aparecido incluso, en películas de Pedro Almodovar, en el programa de televisión Morancos Omaíta y en modelos de los diseñadores Vitorio y Luchino. El boom de esta empresa se remonta a  las décadas de los 60 y 70.

Fuente – Diario de Cadiz

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.