Escondite con trampa

Pobre liebre. Está convencida de que en ese escondite su perseguidor no podrá alcanzarla, y en realidad se ha metido ella solita en la boca del lobo. O del gato, en este caso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here