La ilusión óptica no es algo específico de la especie humana

Científicos de la universidad de Australia descubrieron, en el 2010, que los pájaros machos de emparrado, usaban la ilusión óptica como arma para seducir a las hembras.

La evolución y selección natural, doto al pavo real con una vistosa cola con la que seducir. El cangrejo decorador es capaz de crear unos esplendidos obas cubriendo su caparazón con restos para eludir a los posibles depredadores.

Así llegamos al primo australiano del cuervo. El emparrado, un ave que para atraer a su compañera, construyen unos domos con los restos que se encuentra, y lo complementa por una avenida. La hembra se sitúa en la avenida desde donde ve la pérgola donde el macho trata de atraer la atención de la hembra graznando, dando saltos y agitando objetos brillantes.

Los científicos aprovecharon una de estas avenidas y situaron una cámara obteniendo como resultado un ordenamiento en los objetos de la avenida. Concretamente los objetos estaban apilados de menor a mayor creando una ilusión llamada perspectiva forzada.

Con esta ilusión óptica, el macho pretende forzar la atención de la hembra sobre él. Además, esta ilusión hará que la hembra perciba al macho más atractivo y grande de lo que en realidad es.

Los científicos probaron a desordenar la composición de la avenida, y como resultaron descubrieron que los pájaros restauraron la composición original en solo tres días, aunque esto no demuestra que los emparrados son inteligentes, ya que el uso de la perspectiva forzada no requiere de un razonamiento complejo y podría atender a puro instinto programado.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.