Perspectivas imposibles

 Dentro del amplio campo de las ilusiones ópticas encontramos el uso de la perspectiva como uno de los elementos más utilizados a la hora de engañar al ojo humano.

Uno de los efectos que produce este arte es hacer creer a nuestro cerebro que lo que hay pintado sobre un papel liso es una imagen tridimensional que podemos tocar como si estuviera construida y no pintada.

Sobre todo en el mundo de la pintura se ha usado la perspectiva para aplicar un efecto de profundidad que nos presenta en distintos ángulos de visión objetos que en realidad no existen en distintos planos, pero que al dibujarse con determinado tamaño o ángulo generan la sensación de que algunas figuras se encuentran en primer plano y otras detrás en distintos niveles, como cuando se pinta un árbol que vemos delante de nosotros mientras que hay una casa sobre una montaña que nos da la sensación de encontrase a kilómetros. En realidad ambos se encuentran a la misma distancia de nosotros ya que están pintados en un lienzo o una hoja de papel, pero al estar presentados en distintos tamaños, la sensación que percibe el ojo y que se traduce en la imagen generada en nuestro cerebro con distintas líneas de supuesta visión.

En las galerías de arte a veces nos encontramos con auténticas obras que presentan una serie de figuras imposibles, somo largas cañas de pescar que tienen su anzuelo en un río muy lejano en apariencia, o la imagen de un hombre sobre una colina a kilómetros de distancia que parece estar conversando con la señora de la ventana del edificio que tenemos delante de nosotros como se puede apreciar en una conocida obra del experto en grabados Hogarth. Este tipo de grabados e usaron en ocasiones para ridiculizar y reírse de personajes nobles.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.