Realidad errónea

Por definición, Ilusión óptica es cualquier ilusión del sentido de la vista, que nos lleva a percibir la realidad erróneamente. Éstas pueden ser de carácter fisiológico asociados a los efectos de una estimulación excesiva en los ojos o el cerebro (brillo, color, movimiento, etc. como el encandilamiento tras ver una luz potente) o cognitivo en las que interviene nuestro conocimiento del mundo.

Por lo general, las ilusiones ópticas no están sometidas a la voluntad y su percepción puede variar de una persona a otra dependiendo de diversos factores a la hora de observarlos. Las ilusiones ópticas han sido ampliamente estudiadas por los científicos ya que de ellas se obtiene mucha información acerca de las limitaciones visuales que presente la persona que las visiona.

Además el uso de las ilusiones ópticas has sido ampliamente difundido tanto el mundo del arte como en el cine que han sabido aprovecharlas para crear imágenes espectaculares que quedan grabadas en la mente de los espectadores.

De hecho, durante finales del 1800 y principios de 1900, el efecto óptico del Peper´s Ghost, fue una de las prácticas más extendidas por los teatros de toda Europa. Este efecto, consistía en que mediante un espejo, se reflejaba sobre el escenario la imagen de algo que se encontraba en otra habitación oculta al espectador.

Algunas de las ilusiones cotidianas son, por ejemplo, el espejismo, los hologramas, los estereogramas o la irradiación. Además, factores como el tamaño y la longitud, la dirección y la posición, la curvatura, el movimiento o el color también pueden ser condicionantes a la hora de percibir un objeto.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.