Materiales pictóricos:

Cuando nos disponemos a usar pintura, es frecuente caer en el error de sólo pensar en el precio y popularidad, sin tener en cuenta los factores tan importantes como su manejo, la mezcla, la limpieza, los objetivos que queremos que se cumplan con su uso, etc.

Para empezar podemos decir que para este período las acuarelas no son nada aconsejables. La técnica de la acuarela requiere una destreza que estos niños difícilmente pueden conseguir en las aulas de infantil, pero sobre todo, es un material que no deja un trazo bien definido, por lo que el niño nunca consigue representar la pequeña línea o cualquier contorno que quiera ver en su papel.

La témpera: este material está compuesto  pigmentos mezclados con un aglutinante, en este caso la cola. Es una pintura espesa y por lo tanto de fácil control para los niños de cualquier edad. Para su correcto uso es necesario que los colores no se ensucien unos con otros, haciéndose necesario el uso de una paleta para su mezcla, esta puede estar hecha de un fragmento de cartón de embalaje sobre el que dispondremos de los colores primarios más el blanco y en menor medida, el negro.

Los niños podrán mezclar los colores con cuchillos de plástico de punta redondeada y no con los pinceles. Sobre la mesa también será necesario disponer de un recipiente de plástico con agua y papel, de cocina y trapos, además del papel que hayamos elegido (formato, etc) para que los niños hagan el ejercicio.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.