El garabateo y el preesquema.

En la actualidad tiene el niño unas posibilidades de rodearse de imágenes que no pueden compararse a las que tenía hace unos años, no solo las impresas y las del televisor, también las de los monitores de ordenador, juegos y muchas más.

La etapa que hace unos años tenía una duración de aproximadamente tres años y medio se ha reducido considerablemente en niños escolarizados. Este es un periodo interesante desde el punto de vista creativo y de gran importancia para la educación del niño en el que podemos aprender mucho acerca de la inteligencia con que responden a las motivaciones dentro del área que nos toca.

Dentro del garabateo nos encontramos con tres fases diferenciadas y con características propias, la primera es la del garabateo sin orden, en la que el niño ya con un control viso-motriz inicial, disfruta de lo que ve a partir de los trazos que ejecuta sobre el soporte, pero no concreta línea o forma. Tiene un corto tiempo de duración, ya que al ver los trazos que deja, poco tiempo después empieza a controlarlos y aunque sean aparentemente pequeños avances van creando un lenguaje con el que crean y se comunican. Por último ponen nombre o crean una historia a partir de lo que hacen.

Durante este estadio afloran una serie de formas básicas que después se repetirán y aumentarán en complejidad. Los diagramas, los esquemas solares y las contenciones.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.