El flash, ¿amigo o enemigo?

Para las personas que no son profesionales del mundo de la fotografía, comprar un flash se hace cada vez más difícil y sobre todo el saber cuándo usarlo y cuando no, ya que aunque muchas veces, las cámaras tienen e flash programad para sacar las fotos, no siempre es acertado.

Qué tipos de flash podemos encontrar en el mercado

Flash integrado: este tipo de flash es el que se puede encontrar en las cámaras normales o incluso en la de los teléfonos móviles. No se pueden arrancar de la cámara pero si se pueden apagar para que no salten si no queremos.

Flash extremo: se puede comprar aparte y de diferentes tamaños. Están diseñados para colocar encima de la cámara dando mucha luz al objeto enfocado. Suelen ser usados por fotógrafos profesionales en su trabajo.

Macro: son los que se usan para sacar fotográficas macro. La fotografía macro, como ya hablamos en otros post, son las que se usan para fotografiar insectoso cosas muy pequeñas. Funciona como un foco circular que arroja toda la luz sobre un pequeño objeto de forma circular, como silo enfocase con la luz.

En el mercado sólo existen estos tres tipos de flash pero luego, cada uno de ellos tiene sus variaciones.
El hecho de comprar un flash externo no hará que tengas fotos increíbles automáticamente, lo único que hará que tengas fotos increíbles es la práctica y el buen conjunto del equipo que tengas. Si no sacas fotos a nivel profesional, probablemente no necesitaras un flash externo.
Los flash internos por el contrario tienen muchas limitaciones.
• Dejan los ojos color rojo que es un efecto muy poco deseado
• Dejan la cara demasiado blanca porque es una luz muy directa
• Este tipo de flash no está indicado para zonas muy amplias o paisajes extensos ya que no cubre todas las zonas.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.