La lluvia en la fotografía

La lluvia es un elemento que puede ser de gran utilidad a la hora de tomar nuestras fotografías. Para ello, en nuestro país es preferible las estaciones de otoño y primavera para realizar estas majestuosas fotografías. Para ello lo primero que deberemos tener en cuenta es la cantidad de luz de la que disponemos. Hay que tener en cuenta que en días de lluvia, la luminosidad se ve reducida por lo que tendremos que abrir el obturador del objetivo al máximo.

Uno de los principales recurso con los que podemos jugar es con los reflejos provocado por el agua. Este recurso se puede volver especialmente útil en la ciudad por la noche o usando los charcos para crear reflejos. Las gotas de agua también nos darán un recurso a tener en cuenta los días de lluvia. La fotografía de una sola gota cayendo en un charco o deslizándose por una venta nos darna una instantánea que se verá reforzada si empleamos una escala de color en blanco y negro.

Pero una cosa importante es el proteger la cámara para que no se dañe con el agua. Pero podemos utilizar diferentes recursos que protegen nuestra cámara sin restar calidad al material fotográfico. Podemos, por ejemplo, emplear una bolsa hermética donde meteremos la cámara. Con tener la precaución de dejar la lente libre, sin plástico, el resto del equipo quedara perfectamente protegido. Esta idea, viene a sustituir las caras fundas especiales que se venden para proteger la cámara los días de lluvia.

Como queda resaltado, los días de lluvia son días, en la mayoría de los casos, muy desaprovechados que ofrecen fantásticas instantáneas que suelen perderse en el tiempo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.