Dos Siamesas Unidas en el Mismo Cuerpo

Existen historias de superación que son increíbles como la que viven Abby y Brittany Hensel, dos siamesas que nacieron en Minnesota hace ya 26 años y que tienen la característica de cohabitar un mismo cuerpo. Estas siamesas están obligadas a entenderse en todo momento. Y sin embargo, lo admirable de esta historia es que ambas han tenido la inteligencia emocional de convertir una dificultad en una fortaleza para tener una calidad de vida independiente. Y es que, se tienen la una a la otra.

Dos Siamesas Unidas en el Mismo Cuerpo

La historia de Abby y Brittany Hensel

Por esta razón, no conocen límites y desde muy pequeñas aprendieron a coordinar su cuerpo en equipo para lograr objetivos que cualquier niño o adolescente supera a lo largo de su vida: aprender a caminar, andar en bicicleta, nadar, jugar en la nieve. Y por supuesto, también estudiar, obtener el carnet de conducir y andar en moto. Este es uno de esos ejemplos que muestran historias admirables en la sencillez de la rutina cotidiana, personas extraordinarias, que como no podía ser de otra forma, forman parte de una familia que también es especial.

Y es que, el entorno es fundamental para aportar autoestima a cualquier niño, todavía más en casos tan complejos. A pesar de estar unidas físicamente en todo, cómo es lógico, Abby y Brittany Hensel son dos personas muy diferentes. Cada una con sus propios gustos e inquietudes. Por esta razón, también han tenido que aprender a negociar y llegar a acuerdos en el terreno de las relaciones sociales o incluso, en qué ropa lucir cada día.

Ellas no conocen otra forma de vivir puesto que nacieron ya unidas. Vidas ejemplares llenas de valor que pueden ser un buen punto de inspiración para la sociedad. Las operaciones médicas para separar a siameses unidos son muy complejas y en este caso, existía un alto riesgo de que una de las dos mellizas pudiese fallecer en el intento. Esta es una de las razones por las que los padres decidieron descartar dicha operación en la infancia. Ambas han realizado estudios universitarios y trabajan como profesoras de colegio.

Ambas son dos personas diferentes, sin embargo, al estar unidas desde el nacimiento, han llegado a formar una especie de unidad en el sentido positivo de la palabra, un equipo. Ya que incluso, desde el punto de vista de la resiliencia, ambas observan como una ventaja su situación puesto que gracias a ello, nunca están solas. Y cada una, es un apoyo para la otra.

Si el ser humano ya es un misterio en sí mismo, casos de este tipo que dejan sin respuesta incluso a la propia ciencia médica, hacen que todavía nos sorprendamos más y nos hagamos preguntas sobre conceptos existenciales.

A continuación, puedes conocer a las protagonistas de este post a través del siguiente vídeo. Abby y Brittany Hensel, una historia poco común. En el vídeo observarás mucho más que a dos siamesas unidas físicamente, verás a dos chicas con alegría e ilusiones, como bien muestran ambas en su lenguaje corporal.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.