Magia sobre ruedas

El mundo del circo siempre ha estado rodeado de una atmósfera misteriosa y con un punto mágico que ha atraído tanto a niños como a adultos a los asientos de sus gradas móviles que se montan y desmontan miles de veces.

Alguna de las actuaciones más espectaculares en alguno de estos circos es la que tiene lugar en una jaula redonda en la que se introducen algunas motos, y dentro de la cual se hacen maniobras que ponen en peligro a los pilotos debido a sus reducidas dimensiones y a la necesidad de que cada movimiento esté medido milimétricamente.rn_180588_bici_1

 Estas maniobras son tan sumamente peligrosas que en algunos países han sido prohibidos, por lo que no se puede disfrutar de dicho espectáculo. En estos casos se ha conseguido ir un paso más allá y las maniobras acrobáticas se realizan en zonas grandes o al aire libre en las que se aprovechan elevaciones del terreno, naturales o colocadas a propósito para hacer volar las motos y realizar movimientos y figuras en el aire con las máquinas.

 Los pilotos de motocross son verdaderos acróbatas que además de realizar movimientos asombrosos en el aire corren con el mismo propósito que los pilotos de motos convencionales: ser el primero en llegar a la meta. Pero a diferencia de los circuitos de asfalto la emoción añadida la genera el hecho de que el circuito es una sucesión de curvas, subidas y bajadas en las que los conductores aprovechan para dar un impulso a su máquina y adelantar a su rival.

Tanto en una jaula redonda bajo la carpa de un circo como en un circuito de motocross al aire libre en un entrono natural, el olor a mezcla de combustible mientras se consume resulta del agrado de los aficionados a las figuras que realizan estos magos de las dos ruedas.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.