Las Cabezas de la Isla de Pascua tienen Cuerpo

La sociedad Rapanui fue la primera en habitar lo que hoy conocemos como Isla de Pascua. Uno de los 5 lugares más místicos del mundo ubicada en Chile en la Polinesia en medio del Océano Pacífico. Actualmente es un destino turístico de excelencia por sus misterios y porque en ella aún se conservan los Rapa Nui o moáis, cabezas gigantes. Una curiosidad curiosa, motivo de turistas y fotógrafos para obtener las mejores fotos de sus viajes.

La cultura Rapanui

La sociedad Rapanui en coincidencia con la mayoría de las civilizaciones antiguas que poseen monumentos y construcciones inexplicables para el hombre era gobernada por un descendiente directo de los dioses. En este caso Ariki.
Los Rapanui socialmente se dividían en 10 clanes estratificados en clases sociales. Destinaban un espacio para sus ceremonias religiosas y espirituales de lo que hoy nos queda el legado de los moáis, 300 ahu o altares para ceremonias y jeroglíficos en piedra que no pudieron ser descifrados hasta la actualidad.
Medio millón de esfinges realizadas hacia el año 1200, en una isla sin acceso a herramientas y materiales, con una población escasa de entre 15000 y 30000 habitantes y en base a la propia dimensión de la  Isla de Pascua. Hace pensar que no hay fuerza ni posibilidad humana de realizar tal hazaña artística y arquitectónica. A su vez se cree que la tala de árboles y el traslado de la población generaron una escasez de recursos creando una catástrofe ecológica, por lo que la cultura rapanui decayó hacia el 1500.

Misterio de los móais

Los moáis son aún un misterio, su construcción en una isla, los recursos para hacerlos, la cultura que se desarrolla alrededor y su decadencia por el descuido de la ecología. Se cree que fueron tallados por los habitantes de la polinesia entre los siglos XII y XVII representando las caras de los enormes dioses, sus antepasados, ya que descienden en forma directa de ellos según su primer gobernador Ariki. Al realizar estas construcciones la mana o poder sobrenatural de los mismos cuida y protege a sus descendientes. Los ahus hablan de los rituales que se representaban al colocarse ojos de coral en los ojos mirando al centro de la isla para representar el aringa o rostro vivo de un ancestro.

En excavaciones reciente se descubrió debajo de algunas cabezas un cuerpo de 8 metros de largo lo que aumenta el misterio de la región y su construcción subterránea, considerando los cambios que pueda haber sufrido la  Isla de Pascua con el transcurso del tiempo. Esto que apoyaría la teoría de que un Tsunami arrasó la región dejando fuera solo las cabezas, sus cuerpos sin terminar y la desaparición de la cultura, pensaríamos entonces en el desprendimiento de estas tierras junto a sus monumentales construcciones.

Frente a la cantidad de experiencias espirituales de la Isla, lo remoto de su creación en el tiempo y la ampulosa construcción no es posible saber con seguridad si se trata de un favor de la naturaleza como fuerza o si realmente fuerzas sobrenaturales, dioses o extraterrestres ordenaron a los antiguos habitantes polinesios estas construcciones guiadas y sostenidas energéticamente por ellos.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.