Fútbol y su relación con hormonas relacionadas con el estrés

Durante el partido de la copa del Mundo 2010 se realizó un estudio en el que se llegó a la conclusión de que en el 50% de los 16 millones de personas que presenciaron el partido, su organismo experimentó un resultado adverso aumentando la producción de hormonas relacionadas con el estrés y la competitividad: la testosterona y el cortisol.

El estudio ha sido publicado por Plos ONE, realizado a un grupo de aficionados que vieron el partido de la final que España ganó a Holanda con aquel inolvidable gol de Iniesta, donde se demostró que los niveles de testosteronas y los de cortisol aumentaban durante el partido.

En el ensayo se midieron las cifras de las dos hormonas mencionadas en el grupo de aficionados de distintas edades, sexo y grado de interés en el juego. Se aprecia que el aumento de la testosterona era independiente de todos éstos factores, pero el aumento del nivel de cortisol era más pronunciado para aquellos aficionados fanáticos.

Los autores de éste estudio, coinciden con la llamada “hipótesis del desafío”, que indica que la testosterona se incrementa para preparar el organismo para defender o mejorar el estatus social. En cuanto al aumento en el cortisol, se relaciona con la teoría social de la auto-preservación, la que dice que una mayor secreción de cortisol entre los aficionados al fútbol es una forma de prepararse ante la posible amenaza de que su equipo pierda el partido. El organismo se prepara ante un resultado negativo que pondría en peligro su propio estatus social.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.