Las Adivinanzas: Juegos para la Mente

Los juegos de ingenio son excelentes formas de mantenernos mentalmente activos, suelen favorecer y fomentar que se trabaje la mente, que se busquen soluciones a diversos problemas.

Pudiese parecer que no, pero en realidad, resolver adivinanzas, por ejemplo, ayuda a tener herramientas para resolver otro tipo de cuestiones, ya que ayudan, primero que nada, a leer correctamente una adivinanza, un problema (hablando dentro y fuera de aulas escolares, por ejemplo) así como también ayudan a encontrar soluciones ingeniosas a muchas situaciones cotidianas.

Está comprobado que, la mayoría de las veces que no se resuelve adecuadamente un problema, es porque no se leyó correctamente lo que se pedía, omitiendo información importante desde el principio pero que se encontraban allí, lo que lleva a no comprender el problema y contestar equivocadamente. Las adivinanzas son excelentes para mejorar esta capacidad para leer entre líneas y la capacidad de razonamiento.

Aquí va nuestra Adivinanza

Existen algunas adivinanzas, que entran en la categoría de juegos de ingenio, que realmente pueden volvernos locos buscando la respuesta, ya que requerirán de toda nuestra capacidad para leer, comprender y razonar. Para ejemplificar, se ofrece una adivinanza a continuación:

Un oso caminaba por cierto lugar, decidiendo primero caminar 10 kilómetros hacia el Sur. Después, repentinamente cambia su dirección y camina ahora 10 kilómetros hacia el Este. Una vez que caminó hacia el Este, decide una vez más cambiar su dirección y se dirige esta vez hacia el Norte, caminando nuevamente 10 kilómetros hacia el Norte. Sorprendentemente, el oso vuelve al mismo lugar, exactamente el mismo punto del que partió. Adivinanza: ¿De qué color era el oso?

Todas las pistas están allí. ¿Conoces la respuesta a este juego de ingenio? PÍENSALO ANTES DE LEER MÁS…

El lector habilidoso que se interese habrá conseguido, primero que nada, papel y lápiz para dibujar la ruta seguida por el oso. Descubrirá que se forma un cuadrado incompleto. Entonces, ¿cómo es posible que vuelva a su destino original? La única forma en que sea posible es que la forma del terreno sea esférica, tal y como sucede en los polos de la Tierra. Como sólo hay osos polares en aquellas zonas tan frías, se deduce que el oso debe ser de color blanco.

NOTA: El oso de la foto lo escogí apropósito de color marrón para engañar más aún 😛

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.