Arcimboldo, un genio de la pintura

 Giuseppe Arcimboldo fue un pintor del siglo XVI que se conoce por la representación de figuras de una manera sorprendente.

Algunas de sus obras más conocidas están compuestas por ilusiones ópticas en las que aparecen rostros humanos que en realidad no existen, ya que están formadas por distintos elementos como alimentos o flores.

 Algunos de sus cuadros se pueden apreciar a simple vista, mientras que para poder ver la otra figura es necesario girar el lienzo, por lo que lo que alguna vez nos aparece como un simple cesto de verduras se transforma en una cara cuando lo volvemos del revés..

El uso de diferentes elementos para crear figuras o rostros completos se ha llegado a llamar El efecto Arcimboldo, reconociendo de este modo la aportación de este artista a la hora de abrir el camino a otros artistas que hoy utilizan este tipo de técnicas en sus trabajos.

Los cuadros de Arcimboldo se utilizan con mucha frecuencia para ilustrar portadas de revistas y libros que tratan temas como la nutrición o la naturaleza, aprovechando el uso de las frutas y plantas que este singular artista plasmó en sus lienzos.

Hoy en día, sus obras se encuentran dispersadas por los museos y galerías más importantes del mundo, y han servido de inspiración para otros artistas, como los responsables de la corriente surrealista del siglo XX, que encontraron en las imágenes con doble sentido como una vía con la que mostrar su arte y sorprender a cuantos se acerquen a los museos y puedan observar sus obras. De estos, Salvador Dalí probablemente sea uno de los que más influencia han tenido en el panorama pictórico actual. Por eso también se ha denominado a Arcimboldo como el verdadero padre del surrealismo, quien con sus figuras imposibles fue uno de los primeros en mostrarnos cosas que en realidad no existen.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.