Efectos estroboscópicos

 Las imágenes estroboscópicas son unas de las ilusiones ópticas que más efectos sorprendentes producen en nuestro cerebro y nuestro modo de ver las cosas.

El efecto consiste en utilizar diferentes pulsos de luz con los que los objetos en movimiento parecen estar parados en un mismo sitio o al menos se produce la sensación de que se mueven a cámara lenta, levitan o incluso suben cuando en realidad deberían bajar.

También encontramos imágenes en movimiento que si nos quedamos mirando durante un espacio de tiempo determinado en un punto concreto, al dejar de mirar y observar a nuestro alrededor tendremos la sensación de que lo que vemos está borroso, distorsionado o se mueve de un modo extraño.

Este efecto se consigue porque las imágenes le dan una información equivocada al cerebro, que es el responsable de traducir lo que vemos a través de los ojos, y este órgano genera un patrón de comportamiento que se ve alterado cuando volvemos a observar las cosas reales, cuyos efectos tardan un rato en pasarse y pueden llegar incluso a producir mareos y una sensación de confusión. Este efecto fue descubierto a mediados del siglo XX por un neurólogo, que comprobó como las luces estroboscópicas afectaban a toda la actividad del córtex cerebral, produciendo una sensación de alucinaciones visuales que se ha llamado detonante hipnótico por la sensación de flotar, de ver colores inexistentes y otros efectos que dan la sensación de haber sido hipnotizado y encontrarse bajo los efectos de algún tipo de control mental.

 En la actualidad se utilizan efectos estroboscópicos en campañas de publicidad y carteles, que han sido analizados y diseñados para producir la sensación de necesidad de determinado producto, por lo que os aconsejo que no os dejéis llevar por toda la información que os ponen en la televisión, quizás estéis sucumbiendo al poder de las ilusiones ópticas.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.