Ilusión óptica : Cubo

0
Observa detenidamente la ilusión óptica que te mostramos. ¿Qué ves?

La respuesta seguro que ha sido rápida y contundente: un cubo. Lamentablemente la contestación no es del todo correcta.

Lo que ves realmente son 8 círculos negros separados entre sí, cada uno de los cuales tiene dibujadas 3 rayas blancas. Eso es todo, ni más ni menos.

Entonces, ¿por qué ves un cubo donde no lo hay? La explicación la tiene la llamada “Ley de la buena continuidad” o también “Principio de Continuidad”, que fue descrita por la Gestalt, una escuela psicológica alemana (“gestalt” significa “forma”).

El Principio de Continuidad dice que los detalles que mantienen un patrón o dirección tienden a agruparse juntos, como parte de un modelo. Es decir, tendemos a percibir elementos continuos aunque estén interrumpidos entre sí.

Dicho de otra manera, las totalidades son previas, tanto en percepción como en conducta, a las partes que la componen.

La Ley de la buena continuidad nos explica que aquellos elementos que sigan una línea recta o curva suave los vamos a identificar como integrantes de una misma forma, aunque permanezcan separados entre sí.

Esta es la explicación de que veamos un cubo perfectamente formado en esta ilusión óptica, aunque en realidad las líneas que deberían formarlo no sean continuas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here