Ilusión óptica: Rejilla

0
Si observamos con atención el dibujo de esta ilusión óptica de rejilla, ante nuestros ojos surge algo inesperado: se perciben con toda nitidez unos círculos “fantasmas” en cada una de las intersecciones.

Este curioso fenómeno visual de tipo fisiológico fue descubierto por el filósofo alemán Ludimar Hermann en 1870 y se explica gracias a los campos receptivos y a  la inhibición lateral, que es la capacidad de una neurona excitada para reducir la actividad de las vecinas, mediante la atenuación temporal de la percepción visual.

Un fotorreceptor, una vez estimulado, está descargando impulsos durante más de media hora. Para compensarlo el sistema visual atenúa las percepciones estáticas en el campo visual. Esto consigue acentuar el contraste.

Los pasillos grises aparecen rodeados de cuadrados de color negro en dos de los lados y de partes de color blanco en los otros dos. Las intersecciones, sin embargo, están rodeadas por cuatro campos de color gris.

Las regiones grises inhiben la descarga de las neuronas vecinas. Las neuronas que recogen la percepción de las intersecciones se encuentran rodeadas por neuronas que recogen la percepción de pasillos grises. La inhibición que se produce aquí es mayor que la que se produce en otras zonas correspondientes a pasillos o a cuadros negros.

De este modo, en la ilusión óptica las intersecciones se produce una inhibición del procesamiento del blanco, así que la impresión que llega hasta el cerebro para ser procesada es la de círculos grises o negros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here