René Magritte

 Uno de los grandes magos de la pintura que se valió de las ilusiones ópticas para expresar su arte es el artista belga Magritte, que hizo del surrealismo su corriente creativa y que buscaba con el uso de imágenes de doble sentido provocar y cambiar el sentido de la realidad tal y como la percibe el ojo humano.

 Como ocurrió con otros muchos artistas, apenas pudo ganarse la vida con sus cuadros, por lo que se vio obligado a crear una agencia de publicidad para mantenerse, pero este trabajo no le gustó nunca, solo lo hizo por necesidad. El artista soñaba con que alguna vez no hicieran falta imágenes para que la gente recordara los productos que enseñaban.

 El estilo de este genio se denominó Realismo mágico, presentando debajo de sus obras frases que ponen en duda la realidad que se encuentra en las imágenes, buscando con el uso de las palabras que la propia mente de quien las observa piense que se trata en realidad de ilusiones ópticas.

Siempre fue un artista muy independiente, por lo que no le agradaba demasiado que se le identificara con una corriente artística concreta, sobre todo porque en ocasiones había un gran distanciamiento entre el surrealismo y alguna de sus obras. A veces, en lugar de pintar se limitaba a manipular imágenes reales para que aparecieran otras o desaparecieran de la vista.

El artista llegó a la conclusión de que se podía jugar con al realidad por una experiencia tan surrealista como su arte: en una ocasión dejaron en su habitación una jaula en la que había un pájaro dormido. Cuando el pintor despertó, al observar la jaula y ver el pájaro acurrucado creyó ver un huevo, lo que le hizo comprender que en ocasiones la mente puede hacernos ver cosas que en realidad no existen.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.