¿Enfoque Manual o Automático? ¿Cuándo Usar Uno u Otro?

Con lo dicho en el anterior apartado, parece claro que cuando optes por el enfoque automático deberás tener en cuenta si vas a retratar un objeto estático o éste estará en movimiento.

Sin embargo, antes de decidir el modo de enfoque automático concreto a emplear, tienes que contestar a una pregunta previa y ésta es: ¿enfoque manual o automático?

La calidad de los mecanismos de enfoque automático es asombrosa y, a medida que evolucionan las cámaras, cada vez es más sorprendente ver cómo tu cámara es capaz de convertir una trama borrosa en una imagen nítida y clara como consecuencia del asombroso enfoque automático.

Sin embargo, aún hay situaciones en las que merece la pena optar por el enfoque manual. A continuación te las enumero:

  • Fotografía Macro. Podrás definir con el punto exacto que deseas enfocar.
  • Fotografía de Retrato. Si quieres centrar la atención en una determinada característica de un rostro, el modo manual será el más apropiado.
  • Fotografía con poca luz. Si pruebas el enfoque automático de tu cámara en condiciones de escasa iluminación verás que le resulta difícil llegar a enfocar. De hecho, muchos modelos incluyen una luz de ayuda para enfocar en estas situaciones.

Pero, a veces, ni con esa luz son capaces de enfocar. Por eso, en estas situaciones es casi imprescindible pasar a modo manual.

  • Fotografía con una reja o cristal delante. ¿Recuerdas que te he dicho que el enfoque automático enfoca “por distancia”? Si delante del objetivo hay un cristal o una reja y, sin embargo, quieres enfocar lo que hay detrás, entonces, ¡pasa a modo manual!
  • Fotografía con mucho movimiento. Si el objeto a retratar se mueve mucho, el enfoque automático no será lo suficientemente rápido, por eso es mejor que pases a modo manual, enfoques a la zona de movimiento del objeto y dispares.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.