Cancelar una Deuda Sin Dinero

¿Sabías que es posible cancelar las deudas de tu empresa, reducir tus niveles de morosidad y sanear tu balance empresarial sin necesidad de dinero? No, no se trata de realizar ningún pago en especie ni de ningún tipo de chanchullo. Se trata de un procedimiento totalmente legal y que está previsto en el Código Civil bajo el nombre de compensación de deudas. Es una fórmula amistosa que básicamente consiste en poder pagar con lo que a ti te deben, de forma que puedas ir reduciendo el volumen de tu deuda sin que en ningún momento exista un movimiento de dinero como tal.

El requisito para que como empresa puedas acogerte a este procedimiento es que tengas pagos pendientes, tanto de pago como de cobro, algo que no es precisamente extraordinario en estos momentos, cuando tantas empresas están con las manos atadas por la falta de liquidez y por las dificultades para acceder a un préstamo. ¿Te suena aquello de que “yo no pago, porque no me pagan”?

¿Qué es la compensación de deudas?

Para clarificar más qué es la compensación de deudas, lo derallamos aquí: El caso más sencillo a la hora de aplicar la compensación de deudas sería entre dos empresas que han mantenido una relación comercial y que se deben dinero mutuamente. Directamente, ambas empresas compensarían sus pagos pendientes, hasta cancelarlos o reducirlos al máximo. Es decir, si una empresa le debe a otra una factura de 1.000 euros y esa otra le debe a su vez a la primera 750 euros, el impago quedaría reducido a 250 euros. De esta forma, ambas empresas habrían conseguido reducir notablemente su morosidad sin perder liquidez y tendrían mayor margen de maniobra a la hora de continuar con su actividad normal, recortando el alcance de sus números rojos.

Sin embargo, la realidad es que la morosidad entre empresas no suele limitarse a una deuda entre dos empresas que se deben dinero mutuamente. El problema empieza por la falta de liquidez y por el “Yo no pago, porque a mí tampoco me pagan” y así se genera un auténtico círculo vicioso que acaba provocando el cierre de numerosas empresas por pura asfixia económica.

Lo realmente interesante del procedimiento de la compensación de deudas es cuando implica a varias empresas implicadas en una misma cadena de deuda, aunque no necesariamente todas hayan mantenido una relación comercial. Una empresa le debe 1.000 euros a otra, esa otra al no cobrar de la primera no paga los 750 euros que debe a una tercera y así sucesivamente. La morosidad va creciendo y creciendo.

Lo complicado es, siendo una empresa en esta situación, seguir el rastro de esta cadena. Pero la buena noticia es que ya han surgido empresas que realizan este servicio, caso de Deudae.com, una plataforma que funciona totalmente online y que ha sido pionera en aplicar la compensación de deudas entre empresas a nivel multilateral. El procedimiento es muy sencillo: una empresa se da de alta (no hay coste), registra de forma confidencial sus facturas pendientes de pago y de cobro, los datos se ingresa en el sistema y un algoritmo matemático se encarga de cruzar toda la información para rastrear todas las posibles cadenas de deuda implicadas y para posteriormente ir procediendo a la compensación hasta reducir el volumen de impagos todo lo posible.

Se trata de una vía interesante ya que no implica perder liquidez y solo habrá que pagar una comisión sobre el volumen de deuda compensada en cada caso, una vez se hayan conseguido resultados. Y lo bueno es que permite evitar la vía judicial, con todo lo que ello implica, a nivel de costes, tramitaciones y tiempo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.