¿Cómo colocar chapas para techo?

0

Si estás terminando tu casa o tenés que hacer algún arreglo porque cuando llueve ingresa agua, una de las soluciones más eficientes es utilizar chapas para techo. Es una alternativa que te ayudará a resolver rápidamente el problema y se encuentra dentro de las más económicas, no sólo en el sentido del dinero sino también en el tiempo.

Además, hay que destacar que el hecho de colocar chapas para techo no es un proceso que genere muchas dificultades y se puede hacer bastante rápido.

Chapas Para Techo

Las ventajas de las chapas para techo

Como dijimos anteriormente, una de las ventajas de usar las chapas para techo es que la construcción tiene rapidez gracias a que su material es liviano y eso facilita el manejo al momento de comenzar con la construcción.

Dicho material es resistente ya que soporta el peso de una persona que pueda trabajar encima sin que se parta. No sólo eso, también resiste golpes, pero puede llegar a abollarse si los impactos son con mucha fuerza.

Si bien el peso es liviano y se pueden manipular sin problemas, hay que tener en cuenta que, a la hora de colocarlas, tenés que hacerlo correctamente porque pueden ser levantadas por vientos fuertes.

Podríamos decir que los techos de chapa son de un material que tendrían la posibilidad de oxidarse, aunque esta cuestión puede resolverse al pintar las superficies y proteger el recubrimiento de zinc.

Si habría que buscarle una desventaja, una de ellas podría ser que el material se calienta mucho con el sol y en el invierno son muy fríos. SIn embargo, esto tiene solución porque podés construir el techo con buenos aislamientos térmicos y evitás la condensación del agua.

Cuando tengas la necesidad de armar un techo de chapa, quizá sea conveniente analizar cuál es el que mejor se adapta a lo que necesitás para no tener inconvenientes el día de mañana.

Como Construirlo Chapas Para Techo

¿Cómo construirlo en capas?

Para empezar, debés tener en claro que un techo de chapas suele contar con ocho capas de diferentes materiales (estructurales y no estructurales).

Si comenzamos desde el interior hacia el exterior, la primera capa es la que se encuentra en contacto con el interior del espacio que vas a cubrir. Debemos saber que está compuesta por vigas de madera que soportan absolutamente todo el peso del techo.

La segunda capa está hecha de machimbre, que es una especie de madera bastante económica que se pone sobre las maderas que construyen la estructura. Por encima de ésta se posa la tercera, que está formada por la barrera de vapor y su función es intentar que no aparezca el líquido que se produce a través de la condensación.

Luego viene la cuarta capa, que son los listones escurridores denominados “2×1” y, por encima, se le coloca otra placa transversal sobre la cual se apoya otra capa de listones que escurren de modo contrario a los anteriores. Es decir, si la primera capa de listones las pusiste de forma horizontal, la segunda la pondrás verticalmente.

En cuanto a la séptima capa, tenés que saber que consiste en placas longitudinales de EPS, que se colocan entre las clavaderas. Por más que cubran todo el espacio que existe entre las clavaderas, su altura puede ser tranquilamente igual o inferior a éstas.

El último paso que deberás hacer es colocar la cubierta de chapa, que puede tener diferentes características como galvanizada sinusoidal, aluminizada trapezoidal, entre otras particularidades.

Ahora ya sabés cómo armar un techo de chapa, sólo te queda comenzar a realizar el trabajo para lograr el resultado esperado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here