Curiosidades para ahorrar en regalos de San Valentín

regalos para san valentin
Ideas de regalos para ahorrar en San Valentín

El año camina sin detenerse y cuando pareciera que fue ayer que celebrábamos el año nuevo, ya viene febrero con su día de San Valentín en el que es ya tradición tener detalles con amigos y amantes por igual. Pero los bolsillos apenas se recuperan de la cuesta de enero cuando ya están sufriendo otro desfalque; no se preocupe, siempre existen maneras de hacer bonitos regalos sin tener que gastar una fortuna.

Dicen siempre que el detalle es lo que cuenta, por eso hoy le daremos ideas para bellos regalos para el 14 de febrero buenos, bonitos y muy baratos.

  1. El primer paso es evitar pensar que entre más cosas materiales le demos a nuestro celebrado más le queremos; pensar en cómo ahorrar en regalos de San Valentín no quiere decir que valoremos menos su amor o amistad.

  2. Dicho lo anterior, pensemos más en el detalle que en el regalo: minimice, en vez de regalar un oso de dos metros rodeados por 150 rosas de invernadero, puede regalar detallitos en diferentes momentos del día. Chocolates, una sola flor exótica montada en una macetita, una tarjeta, un helado en su heladería favorita o esa ansiada tarde de videojuegos que el novio ha estado pidiendo.

  3. Las cuponeras de amor cada vez son más populares entre las parejas, lo que empezaba como una pequeña broma de “vale por un masaje de pies” o “vale por una noche romántica” hoy se instaura como uno de los detalles más preciados por la pareja siempre y cuando sepamos qué ofertar y lo llevemos a cabo siempre que nos lo pida.

  4. Si no nos gusta ser tan melosos y queremos hacer detalles ya sea para una pareja o para un amigo, podemos obsequiar algo que recuerde una buena ocasión juntos; un boleto del metro por esa vez que algo raro pasó cuando iban juntos, una conchita de mar que recogieron cuando fueron juntos a vacacionar, etc.

  5. Muchas personas lo único que quieren en una fecha especial es un poco de tiempo de calidad en pareja; comprar tres docenas de las flores más caras no servirá de nada si al final del día no llegamos a casa a cenar por pendientes del trabajo o si no le dedicamos un fin de semana para compartir un rato de pareja; igual con los amigos, ir a su casa con comida preparada por uno mismo o con una película para ver.

Hay muchas maneras de demostrar afecto e irónicamente las que más cuentan son las que no se encuentran en los supermercados o las tiendas de regalos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.