Más sobre coches

Para seguir sabiendo todo lo que necesitamos acerca de la vida sobre las cuatro ruedas, hay que saber que sin embargo, no fue hasta el año 1910 en el que los coches comenzaron a convertirse en un elemento propio del transporte cotidiano, al menos en las grandes ciudades. Esto fue en parte causa y en parte consecuencia del montaje en cadena que realizó el mismo Henry Ford desde ese año, y que le permitió alcanzar cifras de producción y comercialización que eran impensadas en la época.

En la actualidad, los coches se encuentran conformados por una estructura, o carrocería, un motor, los neumáticos, la transmisión, que comprende el propio motor, el embrague, la caja de cambios, los frenos, la dirección, la suspensión, los novedosos sistemas de seguridad y confort, y algunos agregados electrónicos que son cada vez más comunes, sobre todo en los vehículos de alta gama.

De la misma forma, se debe destacar que por estos días, los coches pueden propulsarse bien mediante un motor término, o también a través de un motor eléctrico. En cuanto a los combustibles, por lo general los coches suelen utilizar en la actualidad los derivados de productos como el petróleo, o el gas natural, aunque existen variantes para barcos y otro tipo de medios de transporte con motores similares.

En los últimos años, y a medida que ha ido creciendo la consciencia acerca del cambio climático que se produjo en parte por la utilización masiva de coches, muchos de los usuarios se han volcado por adquirir vehículos de bajo consumo, e incluso las principales automotrices han destinado sus esfuerzos a la producción de coches eléctricos de todo tipo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.