La verdadera historia de las tragaperras

Los populares (y a veces adictivos) juegos de azar, tienen unos cimientos muy interesantes y ante todo históricos, pues aunque no lo creas, las tragaperras tal y como las concemos surgieron hace casi 150 años y hoy siguen más vigentes que nunca.

Y es que no todo fueron tragaperras online como puedes verlas ahora en muchos sitios, para llegar hasta allá, tuvieron que pasar por las manos de los grandes precursores de los casinos actuales: los empresarios Sittman y Pitt. Resulta que en el viejo oeste existían unas máquinas mecánicas en las que las personas podían apostar por la aparición de los colores rojo y negro que daban giros en forma de disco, sin embargo el 10 de picas y la sota de corazones fueron excluidos del juego lo que reducia la posibilidad de una escalera real, y por ende la oportunidad de alzarse cn el premio mayor. Las ganancias eran calculadas en bebidas, cigarrillos y otros productos de los bares.

tragaperras online

Pero espera un segundo: ese no es considerado el nacimiento de las tragaperras. De hecho no fue sino hasta 1891 que Charles Frey redujo el número de carretes de 5 a 3 y cambió la baraja convencional, por los simbolos de herradura, picas, corazón, diamante y campana. La máquina se reprodujo por el voz a voz y rapidamente llegó a diferentes ciudades donde era tratado como una gran novedad e incluso tomó el apodo de “bandidas del brazo”.

No obstante, en el siglo XX exisitió una corriente que parecía ponerle fin a las tragaperras. Denunciaban la creciente adicción al juego, la pérdida de la economía y el aumento de las riñas en las afueras de los locales. ¿La solución?: en 1908 el productor Herbert Hills tuvo la idea de cambiar los simbolos por imágenes de frutas y gomas, y en cambio la persona recibiría como premio productos saludables, lo que en parte, logró evitar la decadencia del juego.

Durante los siguientes años no se experimentaron cambios en la conformación del juego y siguió el funcionamiento mecánico. Ya en 1964, y tras superar las prohibiciones, la compañía Bally anunció la creación de la primera máquina con operación de rodillos mecanicos (aunque seguía dependiendo de la palanca para funcionar) y se pagaban hasta 500 fichas por una combinación ganadora

En 1976 las acciones de las máquinas eran vistas a través de una pantalla de 19 pulgadas y recibió la autorización de de la Comisión de Juegos y Apuestas del Estado de Nevada, con lo que su popularidad creció a pesar de la desconfianza inicial. Y precisamente 20 años más tarde, en 1996, el consorcio WMS introdujo el video-slot de pantalla dividida en 2 secciones: una parte con el carrete normal y otra con la edición de bonos. Así que los usuarios contaban con más posibilidades de ganar y los casinos aumentaron las conversiones cundo las máquinas comenzaron a ocupar hasta 2 tercios del espacio con licencia.

A mediados de los 90, también se vivió un fénomeno mundial que cambió por completo el pasado y futuro de las tragaperras. Por primera vez alguien se atrevió a llevarlas al mundo virtual y se fundó el primer casino online (InterCasino), empresa que hoy sigue funcionando con gran éxito y que sin duda es el referente número uno para las apuestas en la nube.

Como lo ves, hasta los juegos tienen historia, pasan por momentos crudos donde parecen perderse por la oposición, pero en definitiva algo bien planeado y correctamente ejecutado, siempre atraerá multitudes y ellas serán el respaldo irrefutable en las crisis. Además debemos tener en cuenta el componente económico: genera miles de millones de dólares cada día alrededor del mundo y miles de personas viven de la administración, publicidad y divulgación de las ganancias.

Sin dudas las tragaperras seguirán siendo uno de los juegos más populares del mundo de los casinos y ya veremos en que nuevas modalidades se nos son presentadas con la llegada de nuevas y potentes tecnologías.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.