Crítica Psicológica de la Película Anna Karenina

En la actualidad, Anna Karenina es una de las mejores propuestas de cine que hay en la gran pantalla. Ayer fui a ver la película, por lo que me gustaría compartir con vosotros mis reflexiones sobre la misma.

Excelente ambientación de Anna Karenina

Uno de los motivos por los que merece la pena ver la película es por la excelente ambientación de una trama que te trasporta en cada detalle al lujo pasado de la alta sociedad de Rusia.

Anna Karenina, una mujer con personalidad

La película Anna Karenina otorga un protagonismo absoluto a este personaje interpretado de una forma notable por Keira Knightley en una interpretación brillante en donde la actriz muestra un perfecto dominio del lenguaje corporal para transmitir emociones. La actriz logra transmitr el desasosiego por un amor que le roba la paz constantemente al tener que ir en contra de las normas de su tiempo.

Una mujer que lucha por lo que quiere más allá del precio que tiene que lograr por conseguirlo. Se separa de su marido e inicia una vida con su amante, más allá de la crítica social a la que se ve sometida. Su historia de amor con el oficial de caballería Vronsky (Aaron Taylor-Johnson), es más una pasión prohibida en donde la emoción de estar cruzando el límite engancha a ambos protagonistas.

Anna Karenina muestra el perfil de una mujer que parece que sabe qué quiere cuando en realidad, sufre por no poder tener absolutamente todo. Esta película es una excelente adaptación del clásico de Tolstoy que mueve al espectador y no le deja indiferente a nivel interno. Más allá de ser un personaje lleno de brillo, en esencia, causa la tristeza de ser una mujer desgraciada por dentro.

Anna Karenina es una película que trata muchos temas de una forma indirecta: la hipocresía social y el miedo al qué dirán de una sociedad basada en las apariencias, la nobleza del corazón humano y la fuerza de los sentimientos, e incluso, el valor del perdón.

Anna Karenina, una historia con final trágico

El amor dulcifica la vida de las personas, sin embargo, el final trágico de Anna Karenina, está en sintonía con su propia historia vital en donde la protagonista siempre está en una dualidad afectiva. Sufre al separarse de su hijo por irse con su amante, se arrepiente del daño causado a su marido, duda de su amante porque cree que ya no siente nada por ella…

Tráiler de Anna Karenina

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.