La saturación en fotografía

Una vez que alguien se sumerge en el mundo de la fotografía, nuevos términos van apareciendo y que, a veces, difieren de las definiciones que entrega un diccionario. Por ejemplo, la saturación, cuando se utiliza esta palabra en contextos de luz, no tiene el mismo significado que usualmente se le da.

La mayoría de la gente acostumbra a pensar en la saturación como resultado de la absorción de líquido por parte de un objeto o un cuerpo. Una toalla de papel puede conseguir una rápida saturación de agua, o un algodón con éter, etc. En términos de color y luz, la saturación adquiere características totalmente diferentes.

Un haz de luz blanca contiene toda la gama de colores. Por lo tanto, en términos de luz, cada color combinado es igual a blanco. Cuando un objeto parece ser blanco, es porque este objeto refleja todos los colores hacia nosotros. Cuando un objeto aparece ante nuestros ojos de color rojo, es porque absorbe todos los colores excepto el rojo, que se refleja. En el otro extremo están los objetos negros, los cuales absorben todos los colores en la luz blanca y no reflejan ninguno.

La saturación, en fotografía, entra en juego cuando se mide la cantidad de color que se refleja. Si un objeto absorbe todos los colores excepto el amarillo, quiere decir que el amarillo se encuentra altamente saturado.

Cuando este término se aplica a la fotografía, se aplica el mismo principio antes descrito. 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.