Protege a tu mascota de parásitos perjudiciales para su salud

1

Protege a tu mascota de parásitos perjudiciales para su salud

Si tienes una mascota, habrás escuchado hablar de los parásitos externos (las pulgas, las garrapatas o la sarna). Estos parásitos pueden llegar a ser letales para tu mascota, por lo que seguramente hayas tomado las medidas oportunas para proteger a tu fiel compañero. Sin embargo, es posible que no hayas escuchado hablar sobre otros parásitos igual de letales, como el gusano del corazón.

Qué son los parásitos internos de las mascotas

A diferencia de los parásitos externos, que podemos detectar a simple vista, los parásitos internos son, como su propio nombre indica, organismos que se instalan en el interior de los seres vivos. De ellos, los más comunes son los gusanos, que pueden vivir en el corazón, el ojo o los pulmones, entre otros.

Estos parásitos afectan a cualquier animal y, de hecho, se han detectado casos en seres humanos. En ocasiones pueden llegar a ser mortales, aunque en otros casos las dolencias son leves y pueden tratarse con ayuda de un veterinario.

Dirofilariosis o gusano en el corazón

El gusano del corazón o dirofilariosis es un gusano que se instala en el corazón de las mascotas y da lugar a tos, insuficiencia cardíaca, problemas respiratorios y, en ciertos casos, muerte. Este parásito se transmite por el mosquito de familia Culicidae y puede trasladarse a los seres humanos, dando lugar a nódulos benignos en el pulmón.

Desgraciadamente, cada vez se detectan más casos de este parásito en la geografía española. Aunque algunas comunidades todavía se encuentran libres de este gusano, se espera que el calentamiento global facilite su expansión.

Parásitos en mascotas.

Thelaziosis o gusano en el ojo

El gusano en el ojo es un parásito que se instala en la zona ocular y provoca irritación tanto en el ojo como en las zonas circundantes. Dependiendo de la expansión de este parásito y la presencia de larvas, los síntomas pueden ser leves (lagrimeo, irritación, descarga ocular, etc.) o graves (conjuntivitis, opacidad o ceguera).

A diferencia del gusano del corazón, el gusano en el ojo está presente en toda la geografía española y puede transmitirse a humanos. El origen en el contagio se encuentra en la conocida “mosca de la fruta”.

Cómo proteger a las mascotas de los parásitos internos

Existen mecanismos para desparasitar a las mascotas, ya sea de manera externa (collares, pipetas) o interna (pastillas). Sin embargo, la mayoría de estas acciones son independientes y, de hecho, son pocos los dueños que llevan a cabo una doble desparasitación, que incluya ambas medidas.

La doble desparasitación no es una acción permanente y debe realizarse cada cierto tiempo. Algunos especialistas aconsejan un mes como máximo, aunque depende de la zona en la que habites.

Asimismo, debes intentar revisar a tu mascota tras cada paseo y salida al exterior. La repetición de un comportamiento anómalo debe ser motivo de consulta, ya que la presencia de parásitos se manifiesta con síntomas leves durante las primeras fases de infección.

De igual modo, recuerda que algunas zonas están más expuestas a la presencia de parásitos que otras. La destrucción de ecosistemas y la presencia de inestabilidad climática ha favorecido la proliferación de los parásitos, tanto internos como externos. Sin embargo, las zonas rurales y montañosas son más proclives a la presencia de estos organismos.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here