Lección 8: Proceso de revelado de imagen analógica

Para realizar el proceso de revelado fotográfico necesitarás líquidos reveladores, que son unas soluciones o compuestos usados para la transformación de los haluros de plata que están en la placa o película. Se compran en las tiendas de artículos fotográficos.

Las soluciones reveladoras se dividen en distintas clases de acuerdo a la película y puede tratarse de reveladores de contraste, de alta definición, aceleradores, fijadores, baños de paro o reveladores de grano fino.

Tanques de revelado

Estos son herramientas indispensables en el revelado fotográfico y se trata de recipientes que tienen un eje central en el cual se coloca el espiral con la película cargada, luego se tapan con una taparosca que tiene una trampa de luz para facilitar la entrada y salida de líquidos y no deja pasar la luz. Los tanques de revelado fotográfico pueden ser de acero inoxidable o de plástico.

Cuando introduzcas la película en el tanque de revelado, debes estar en un lugar completamente oscuro o de lo contrario ésta se arruinaría. Un buen tip para facilitar la colocación de la película es cortarle las puntas y enroscarla hasta completar la tira. Haz esto con mucho cuidado y sin tocar la película para que no se estropee. Si la película está dentro del tanque puedes encender la luz.

¡A revelar!

Se trata de introducir el líquido revelador en el tanque con el rollo de película. Es un paso que requiere el control del proceso de exposición al líquido y además deberás agitar unas cuantas veces.

Agreguemos el baño de paro

Al terminar con el paso anterior agrega el baño de paro a través del tapón en la parte de arriba. Esto interrumpirá instantáneamente la acción del revelador pero algo muy importante es que debe guardarse en botellas de fuelle en las que no penetre la luz.

Después el fijador

Cuando hayas finalizado con el baño de paro hay que añadir la solución para fijar dentro del tanque; esto te ayudará a eliminar las partículas sensibles a la luz que estén en el negativo. Después hay que retirar la película del tanque.

Lavemos las fotografías

Esto se hace para eliminar todo residuo químico que pueda haber quedados en los pasos anteriores; solo tienes que sumergir la película en agua durante pocos minutos y cambiar el agua constantemente.

Secado de las fotos

Este es el último paso para revelar fotografías y es muy sencillo ya que solo tienes que colgar con pinzas el negativo y dejar que seque. Procura que no sea un ambiente donde haya mucho polvo o si no tus fotografías quedarán sucias.

Cuándo usar los reveladores de grano fino

Estos líquidos reveladores se usan cuando tienes una película fotográfica de sensibilidad media y evitan que los granos de plata se acumulen y formen puntos que resulten antiestéticos. Las fotografías tratadas con estos líquidos suelen perder contraste, además de que son lentos.

Cuándo usar los reveladores de alta definición y contraste

Puedes usar estos líquidos cuando tengas películas litográficas o de trazo, ya que te ayudarán a realizar efectos especiales de relieve y además tienen la ventaja de que dan buen contraste a las imágenes.

Aceleradores, baños de paro y fijadores

Los aceleradores puedes usarlos cuando quieras disminuir el tiempo de revelado hasta por tres veces, mientras que los baños de paro puedes usarlos para interrumpir el revelado por unos instantes y los fijadores, tal como su nombre lo indica, se usan para fijar imágenes y los encuentras en dos presentaciones: tiosulfato armónico y tiosulfato sódico.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.