Fotografía en 3D

0

Fue creada con el fin de conseguir el relieve, la percepción combinada de distancia y volumen que posee la visión humana. Fue dejándose de practicar por varios motivos, pasando aquellas cámaras y visores a ser objetos de colección en la actualidad. Cuando observamos una fotografía no existe diferencia entre hacerlo con un ojo o con los dos. Pero si repetimos la misma fotografía con diferente ángulo, es decir para el otro ojo y las visionamos cada una con el ojo al que corresponde veremos la profundidad.

En la actualidad podemos decir que ya es posible realizar buenos estereogramas con las cámaras actuales y percibir la profundidad, tanto en proyecciones como individualmente, mediante visores para fotos de diversos formatos, incluso murales, y diapositivas.

La estreotécnica actual consiste en el empleo de dos cámaras con disparo sincronizado, entre las que existe una separación equivalente a un 3% de la distancia al primer objeto de la escena a fotografiar. La precisión en el montaje es tanto más importante, cuanto menor es la distancia. Según el tema a captar pueden utilizarse diferentes clases de objetivos variando desde angulares normales a teleobjetivos u ópticas especiales. Se debe tener en cuenta que tanto las ópticas como sus graduaciones (enfoque, velocidad y diafragma) deberán ser exactamente iguales.

Las cámaras pueden estar emplazadas en trípodes, regletas o soportes de desplazamiento, así como en cremalleras para la obtención de fotografías de aproximación. La utilización correcta de la profundidad de campo será básica, en ocasiones, para atenuar la necesidad de utilizar grandes separaciones entre los aparatos. Si el tema a reproducir carece de objetos en movimiento puede recurrirse a utilizar una sola cámara que, tras el primer disparo, se desplazará a la distancia adecuada para realizar el segundo, en el que se tendrá en cuenta mantener minuciosamente el encuadre anterior. En ocasiones y cuando la distancia al objeto de interés sea mayor a 5 m, se puede con un poco de paciencia y práctica, recurrir a un método más expedito que consiste en realizar a pulso las dos fotografías, partiendo de una misma posición en pie del fotógrafo, en la que mantendrá las piernas ligeramente abiertas, basculando a izquierda y derecha para realizar cada uno de los disparos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here