El gato Lucky

0

Cuando Lucky nació, su rostro estaba deformado. Su dueña, llamada Francis, pensó que podría ser una gran idea si lo llevaba a Fairview Elementary School, ubicada en Sherman, Texas, donde enseña a los niños que tienen problemas de audición. Ella pensó que sería una buena idea introducir Lucky a sus alumnos ya que era “diferente”. Lucky tuvo una actitud positiva a pesar de su discapacidad, al igual que los niños. Fue una buena idea, porque los chicos lo querían.

Cuando ve a los niños, les saluda con un fuerte “miau” y frotándose en sus piernas. Todos se ríen cuando es tiempo de estudio, y él se acuesta sobre el escritorio de alguien para que no puedan trabajar. Los chicos también compiten por los puntos de PAWS, en el que pueden pasar el tiempo con Lucky.

Los niños tienen lecciones ocasionales que se centran en Lucky, y de hecho ya han escrito libros sobre él. Lucky también ha sido la estrella del salón de clase en las diapositivas y en una película. Los niños siempre se emocionan cuando ronronea porque saben que lo están haciendo feliz, aunque no lo puedan escuchar, ¡lo pueden sentir!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here